article-thumb
   

En busca de comida y servicios de salud, madres solteras y embarazadas huyen a la frontera colombiana

El Cooperante | 24 diciembre, 2018

Caracas.- Con 20 años de edad y un segundo hijo en camino, Edybermar Lobo, oriunda del estado Portuguesa, es una de las miles de madres venezolanas que cruzan día tras día la frontera con Colombia para acceder a la alimentación y a los servicios básicos de salud.

Lea también: Colombia reiteró petición a Venezuela de liberar a los 59 connacionales “arbitrariamente detenidos”

“Me dijeron que en el Meoz, en Cúcuta, pero no sé qué hacer, cómo llegar, nada. Estoy aquí porque en Venezuela tampoco tenía seguridad de cómo sería el nacimiento del bebé”, dijo la joven, según La Opinión, cuando fue consultada por el futuro nacimiento de su hijo.

Al igual que ella, miles de madres y futuras madres, entran a Cúcuta huyendo de la crisis venezolana, pero a su vez, enfrentándose a otros problemas, tal como lo describe el informe Relatos con Rostro de Mujer, realizado en Norte de Santander por el Servicio Jesuita a Refugiados en Colombia.

Los datos aportados por la investigación, apuntan a que las madres venezolanas que entran al país, son en su mayoría jóvenes de entre 16 y 23 años, quienes están embarazadas, no tienen pareja y han sufrido o sufren violencia de género por los padres de sus hijos, en su mayoría, de nacionalidad colombiana, quienes se aprovechan de su estatus de ilegalidad en el hermano país.

“Varias de ellas evidenciaron riesgos que pudieron prevenirse si hubieran tenido acceso a los controles. Otras necesitan de cuidados y atenciones específicas después de haber dado luz, al experimentar molestias y dolores”, reza parte del informe, en el que se detalla la agónica situación de las madres en la búsqueda de alimentos para sobrevivir.

“No consumo leche, pero igual debo darle solo pecho al bebé, porque no tengo para complementar su alimentación con leche de fórmula”, contó una de las afectadas, quien todos los días hace cola en una casa solidaria para recibir un plato de comida, el único que consume en toda la jornada.

Comentarios

comentarios