article-thumb
   

En busca de la belleza: Miss Chile confesó que su rostro fue quemado con ácido (+Fotos)

El Cooperante | 30 noviembre, 2018

Caracas.-  El pasado mes de agosto de este año, la joven venezolana Andrea Díaz lograba uno de sus mayores sueños: convertirse en una reina de bella, sin embargo, no lo consiguió en su país de origen, sino en la nación que le abrió las puertas: Chile.

Lea también — Andrea Díaz, la venezolana que se coronó Miss Chile Universo 2018 (+Video)

El camino para alcanzar una de sus metas no solo la llevó a radicarse en el país donde nació su padre, quien le concedió la nacionalidad chilena, sino que también tuvo que atravesar un gran obstáculo: superar una mala práctica estética que la “devastó” por un tiempo.

En horas de la noche de este jueves, Díaz recurrió a su perfil de Instagram para compartir con sus más de veinte mil seguidores en dicha red social “una época en la que viví una de las peores experiencias de mi vida”.

La actual Miss Universo Chile publicó una imagen en la que aparece en un aeropuerto de ese país ante de viajar a Bangkok, Tailandia, donde este próximo 16 de diciembre se celebrará el certamen de belleza más importante del mundo, el Miss Universo 2018.

Sin embargo, el mismo post estuvo acompañado de otras tres instantáneas en las que se puede apreciar el gran daño que sufrió su rostro tras dicho procedimiento estético. Díaz explicó que todo sucedió cuando fue a someterse a “algo rutinario”, pero “volví a mi casa devastada, con mi cara quemada con ácido”.

Indicó que en ese momento “se derrumbaron todos mis sueños: adiós novio, trabajos, modelaje y por supuesto que adiós Miss Universo”, pues ella se preguntaba “¿qué país querría enviar a una chica con su rostro quemado?”. Señaló que ella se respondía: “ninguno”.

Confesó que fue tan traumático lo que le sucedía que permaneció prácticamente un año y medio “escondida”. “Es algo que no le deseo a nadie, es feo, doloroso y afecta tanto anímicamente que ni se lo sueñan”, precisó.

En este sentido, recordó que no “todo era oscuridad”, pues cuando decidió irse a Chile, comenzaron a ofrecerle empleos, a tal punto que pudo modelar otra vez y “volví a creer en mí”.

“Hoy estoy más segura que nunca que tengo que devolverle la mano al país que me devolvió la alegría y que me hizo comprender que las chilenas la luchamos! Y ante la adversidad levantamos la mirada y salimos adelante, como sea, por nosotras, por nuestras familias, por nuestro país”, afirmó.

De igual manera, aseguró que en la actualidad se encuentra “viviendo un sueño, el que se vio opacado pero que con perseverancia, optimismo, ganas y sobre todo confianza en mí, pude cumplir”.

Comentarios

comentarios