article-thumb
   

En clave: ¿Qué significa el decreto de Maduro sobre el encaje legal de la banca?

Danny Leguízamo | 15 enero, 2019

Caracas.- El Banco Central de Venezuela aumentó el encaje marginal de la banca a 60%, tras una sesión ordinaria llevada a cabo la primera semana de enero y cuyos resultados se leen en la página del ente emisor. Este lunes, Nicolás Maduro anunció que se oficializaría este porcentaje sobre el encaje, aunque nunca pronunció la palabra “marginal”, que es clave para entender de qué tipo de encaje se trata, pues existe el encaje ordinario, el encaje sobre reservas excedentes y el encaje marginal. Posiblemente, Maduro se refería al encaje marginal, que ya había anticipado el ente emisor. Pero: ¿Qué significa esto? El objetivo es uno: contraer la disponibilidad de fondos con el fin de que los empresarios no puedan demandar bolívares para adquirir divisas. 

Le puede interesar: La nueva medida del Gobierno para asfixiar al sistema bancario nacional

“El directorio del Banco Central de Venezuela (BCV), durante sesión ordinaria llevada a cabo este martes, estableció el incremento del encaje marginal al 60%, que deberán constituir las instituciones bancarias sobre las obligaciones sujetas a encaje a partir del 14 de enero de 2019. El referido incremento se realizó como parte del trabajo articulado entre el ente emisor y el Ejecutivo Nacional para alcanzar los objetivos macroeconómicos contenidos en el Programa de Recuperación Económica Crecimiento y Prosperidad”, fue la escueta nota que publicó el Banco Central en su página web, sin más detalles.

El encaje sobre saldos marginales se calcula sobre el monto correspondiente del incremento que se genere tanto en las obligaciones netas como en las obligaciones cedidas respecto a sus bases de reservas, según corresponda, determinado de acuerdo a la información suministrada semanalmente por cada concepto.

Un encaje, en términos globales, es el porcentaje de las captaciones que la banca debe mantener inmovilizado. Como instrumento de política monetaria, sirve para estimular la expansión o contracción de la oferta de créditos.


Muchas empresas en Venezuela, aprovechando los bajos tipos de interés y la elevada hiperinflación, aprovechan los créditos para adquirir divisas en el mercado paralelo, pues la variación de precios en el muy corto plazo licúa el monto real de las amortizaciones.

Es esta la tercera oportunidad en la que el Gobierno manipula los diferentes encajes de la banca, con el fin de disminuir la oferta crediticia e impedir, por extensión, que los empresarios demanden bolívares con el fin de adquirir dólares. La “guerra” contra el dólar paralelo, hasta ahora, la va perdiendo el Gobierno, pues aunque desde el Ejecutivo han procurado deslizar hacia arriba el precio del dólar Dicom intentando acercarlo al mercado negro, lo cierto es que en los últimos días, nuevamente, la tasa oficial y la paralela han sufrido un nuevo divorcio.

El 04 de diciembre de este año, el encaje sobre saldos marginales se fijó en 50%, mientras que en septiembre, fue aumentado a 100% el encaje sobre las reservas excedentarias.

A propósito del tema, el profesor, economista y diputado José Guerra (PJ) describió en su cuenta Twitter qué ocurrirá a partir de ahora con cada cien bolívares que ingresen a la banca. “La situación del encaje es esta: de cada Bs 100 captados por la banca Bs 31 se congelan en el BCV más el 31% por inversiones cedidas más 60% por los nuevos depósitos captados que también deben esterilizarse en el BCV”. Y luego apunta: “Esto claramente va a crear falta de liquidez. No lo veo bien”.

Muchos economistas observan con recelo la medida, pues la economía venezolana atraviesa una profunda recesión desde el año 2014, y muchas empresas utilizan el crédito bancario con el fin de cancelar nómina y adquirir materia prima. Con esta medida, más que asfixiar a la banca, el Gobierno promueve la recesión al tiempo que la hiperinflación continúa una senda alcista que podría terminar entre 10 y 20 millones por ciento al cierre del año 2019.

Comentarios

comentarios