article-thumb
   

En claves: Así se originó el conflicto entre Estados Unidos e Irán

Gianfranco Ruggiero | 9 enero, 2020

Caracas/ Foto: AP. Estados Unidos e Irán se encuentran inmersos en un conflicto de máxima tensión luego del asesinato del reconocido general iraní, Qasem Soleimani, producto de un ataque con un avión no tripulado en el aeropuerto de Bagdad, en Irak. Sin embargo, la raíz del asunto tiene su origen en el asesinato de ciudadanos estadounidenses por parte de la milicia proiraní denominada Kataeb Hezbollah. Por lo pronto, la resolución del problema parece lejano.

Le puede interesar: «Más de 50 personas murieron durante estampida en el funeral de Soleimani»

El 27 de diciembre la milicia chiita, que comandada principalmente Soleimani lanzó más de 30 cohetes, que generó la muerte de un contratista de defensa y cuatro militares heridos de la nación norteamericana, en un complejo militar cerca de Kirkuk, en el norte de Irak. La otra cara visible de este grupo terrorista era Abu Mahdi al-Muhandis, quien era uno de los hombres más poderosos de Iraq y que también murió en el ataque.





Respuesta inmediata de EE. UU. 

Posterior al mencionado ataque, la respuesta de Estados Unidos no se hizo esperar: el domingo 29 de diciembre, por órdenes del Pentágono, fueron bombardeadas cinco instalaciones del grupo de milicias en Irak y Siria.  Según el Departamento de Defensa «estas ubicaciones incluían instalaciones de almacenamiento de armas y ubicaciones de comando y control que KH usa para planificar y ejecutar ataques contra las fuerzas de la coalición».

El Departamento de Defensa también agregó que Estados Unidos golpeó tres de los sitios de la milicia en Irak y dos en Siria, incluidos los depósitos de armas y las bases de comando y control de la milicia. En total el ataqué dejó al menos 25 muertos.

No cesaban las provocaciones

El martes 31 de diciembre, un grupo de seguidores de la milicia, asediaron una puerta de la embajada en Bagdad estadounidense, tumbaron una puerta y entraron por la fuerza. Los manifestantes protestaban por los ataques de Estados Unidos a las bases de la milicia. La embajada, en realidad es un distrito gubernamental conocido como Zona Verde, se trata de la mayor sede diplomática de EE.UU. en el mundo y una de las más protegidas, ya que en el país asiático hay alrededor de 5000 militares norteamericanos.





La situación fue controlada y fuerzas iraquíes y marines estadounidenses reforzaron la seguridad, pero el asedio continuó y cientos de manifestantes arrojaron piedras a la embajada y las fuerzas de seguridad lanzaron gases lacrimógenos y granadas de aturdimiento para alejarlos.

En ese sentido, el secretario de Defensa, Mark Esper, anunció el despliegue de un batallón de infantería con 750 soldados de la 82da División Aerotransportada de Fort Bragg, en Carolina del Norte, a Oriente Medio, para ser presumiblemente enviados a Kuwait.

¿Estocada final?

La madruga del viernes 3 de enero fue asesinado el general Qasem Soleimani. Donald Trump, se responsabilizó por el hecho, asegurando que su objetivo era evitar otros ataques de las fuerzas respaldadas por Irán: «(Soleimani) estaba desarrollando activamente planes para atacar a diplomáticos y militares estadounidenses en Irak y en toda la región, señaló el Departamento de Defensa.

Soleimani, era aclamado como un héroe en Irán: “valiente, carismático y querido por las tropas”. El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, lo llamó una vez “mártir vivo de la Revolución”. Pero Estados Unidos vio al máximo general de Irán como “asesino despiadado”.

Fue jefe de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria, una unidad de élite que maneja las operaciones en el extranjero de Irán, considerada por Estados Unidos como una organización terrorista extranjera.

Amenazas al límite 

La milicia Kataeb Hezbollah reaccionó a la muerte de sus líderes disparando dos cohetes Katyusha que impactaron la base aérea Balad de Irak, donde están estacionadas las tropas estadounidenses, mientras que casi al mismo tiempo dos morteros impactaron en la Zona Verde.

A esta situación se sumaron las declaraciones del líder supremo de Irán: el ayatola Ali Jamenei, quien aseguró que quienes llevaron a cabo estas acciones recibirán “una dura venganza”.

“Su fallecimiento no detendrá su misión, pero los criminales que han manchado sus manos con la sangre del general Soleimani y de otros mártires en el ataque del jueves por la noche deben esperar una dura venganza”, agregó el líder.

Otra de las que se pronunció fue Zeinab, la hija del fallecido líder militar, quien amenazó directamente con un ataque al ejército de Estados Unidos en Oriente Medio: “Las familias de los soldados estadounidenses en Asia occidental pasarán sus días esperando la muerte de sus hijos”.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó con exigir a Irak una compensación de miles de millones de dólares o imponer “sanciones que no han visto nunca antes” si siguen adelante con la idea de expulsar a los soldados estadounidenses, después de que el Parlamento iraquí emitió una resolución para exigir la salida de las tropas estadounidenses.

Asimismo, Trump dijo que los sitios culturales de Irán son blancos legítimos para Estados Unidos y el secretario de Estado, Mike Pompeo, aseguró que la decisión del presidente de abatir al general iraní  “salvó vidas estadounidenses”. Adicionalmente, agregó que están preparados para responder ante cualquier acción que pretenda hacer las autoridades de Irán.

La última amenaza se generó este martes, luego de que el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Alí Shamjaní, aseguró que tienen identificados “trece escenarios” para cometer su “fuerte venganza” contra los Estados Unidos.

“El más débil de los trece escenarios es una pesadilla histórica para Estados Unidos. La venganza no incluye solo una operación. Si las tropas estadounidenses no salen de nuestra región por su propio pie y en posición vertical, haremos que sus cadáveres salgan de modo horizontal”, advirtió.

Represalia iraní 

Irán atacó la madrugada de este miércoles con 22 misiles balísticos dos bases aéreas iraquíes que albergan tropas estadounidenses en respuesta al asesinato de Soleimani. La Guardia Revolucionaria de Irán inicialmente confirmó la autoría de un ataque contra la base aérea de Al Asad en Irak donde se encuentran tropas de EE. UU., pero poco después funcionarios norteamericanos confirmaron los dos ataques.

Además, la organización armada aseveró que los aliados de Estados Unidos en la región serán atacados si se emprende alguna acción agresiva desde su territorio, advirtiendo particularmente a Kuwait, Baréin, Arabia Saudita, Jordania e Israel.

Al respecto, la Casa Blanca señaló que está al tanto de los ataques y que el presidente Trump ha sido informado de la situación mientras se monitorea la situación.

Trump anuncia sanciones económicas 

Posterior al ataque de los persas, Donald Trum, realizó este miércoles un mensaje en el que confirmó que no hubo víctimas mortales de sus militares y anunció que establecerá nuevas sanciones económicas. Además, fue enfático en asegurar que Irán “no podrá continuar promoviendo acciones terroristas”.

recordó que el Estado Islámico es enemigo de Irán, por lo que deberían trabajar conjuntamente en responsabilidades compartidas: “Nuestros misiles son grandes, precisos, letales y rápidos, el hecho de que los tengamos no quiere decir que tengamos que utilizarlos, nosotros no queremos utilizarlos”, sentenció, en lo que parece haber sido por los momentos un congelamiento es la peligrosa escalada.

No obstante, el paso de los días continuará desenvolviéndose en este ambiente de tensión y conflictividad, sin que haya por los momentos un cese de peligro y alerta a nivel mundial, por las implicaciones que pudiera tener una confrontación bélica entre fuerzas con un amplio historial militar y gran poder de fuego.