Connect with us

Internacionales

En Colombia: un adolescente abusó sexualmente de un niño venezolano

La agresión ocurrió el 18 de junio de 2020. De acuerdo con los dictámenes médicos, el niño venezolano fue abusado sexualmente por su compañero en un hogar comunitario, lugar al que fue ingresado debido a su problema de deambulación y la ausencia de sus padres

Foto del avatar

Publicado

/

Caracas/Foto: Referencial.- Un adolescente de 15 años abusó sexualmente de un niño venezolano en Nariño, Colombia, donde reside su familia desde hace varios años, según informó el portal colombiano La FM. 

Lea también: Soldados rusos abandonan planta de Chernóbil tras contaminarse con radiación

La agresión ocurrió el 18 de junio de 2020. De acuerdo con los dictámenes médicos, el niño venezolano fue abusado sexualmente por su compañero en un hogar comunitario, lugar al que fue ingresado debido a su problema de deambulación y la ausencia de sus padres. 

"El 18 de junio de 2020, siendo las 2:30 de la tarde yo estaba en ese momento entregando turno a mi compañera, le estaba diciendo las recomendaciones para el turno, y luego me fui a despedir de los niños y me fui al cuarto o despedirme de ellos, cuando llegue o uno de los cuartos no encontré al más pequeño, entonces me fui a ver el cuarto y tampoco estaba, de ahí como al lado queda el baño, al pasar escuché un ruido dentro del baño entonces me agaché a mirar a ver si se veía los pies de alguien que se encontraba haciendo sus necesidades en el sanitario, entonces no vi a nadie pero sentí que había dos personas en la ducha porque escuchaba al niño más pequeño. Entonces ya lo distinguí, me subí al mesón del lavamanos para ver quienes estaban adentro o que estaban haciendo, entonces ahí fue cuando yo miré a quien estaba de pie y el otro niño estaba agachado", narró al medio la cuidadora del menor de edad.

El agresor actualmente se encuentra en un centro de reclusión de menores, luego de aceptar la responsabilidad. Según relató el niño, el adolescente lo amenazó con darle una puñalada en el corazón si no hacía lo que le pedía. 

El niño venezolano forma parte de una familia de ocho integrantes, quienes llegaron a Colombia en busca de una mejor calidad de vida. A su llegada, su padre consiguió trabajo como electricista para pagar un arriendo en una vivienda en condiciones precarias. 

Advertisement

A la edad de ocho años, el niño comenzó a deambular por las calles de Ipiales, debido a que no tenía acceso a la educación o a la salud.

El niño pasó del control de su familia al del hogar Aldeas Infantiles en Nariño, pero debido al presunto maltrato al que era sometido regresó a su núcleo familiar poco antes de la agresión. 

"Según el informe del equipo interdisciplinario se advierte que se observan dificultades en torno al establecimiento de normas y límites en el hogar sustituto, en donde la madre sustituta asumía castigos físicos como nalgadas, baño de agua fría, ortiga, mismos que se constituyen en una forma de violencia física, también se aprecia violencia psicológica, en donde se culpabilizaba constantemente al niño sobre sus conductas y las consecuencias, al punto de disminuir la seguridad personal del niño", detalla el medio.

Dos años después de la agresión, el niño continúa desprotegido. Actualmente, existe una demanda que busca reclamar una indemnización para reparar a la víctima, mientras que Aldeas de Infatiles mantiene sus operaciones sin sanciones. 

En 2021, el venezolano fue reintegrado a su familia.



Advertisement

Tendencias