Connect with us

La Lupa

En defensa de Elba Escobar

El post de Mimi Lazo que se hizo viral, reclamándole a Elba Escobar que no la defendiera cuando la atacaron por sus conexiones con el gobierno, generó una andanada de agresiones contra Elba porque, supuestamente, ella había participado en un evento donde recitó un pregón para Nicolás Maduro. Nada más lejos de la verdad: aquí está la historia documentada de lo que ocurrió aquel día

Foto del avatar

Publicado

/

Caracas.- Conozco muy bien a Elba Escobar hace al menos 15 años, cuando ella decidió convertir mi investigación periodística sobre la infidelidad femenina en un monólogo teatral que -como todo lo que ella hace-, fue un enorme éxito. Con "Mi Marido es un Cornudo", como se llamó la obra, llegue a conocerla más allá de la actriz que siempre había admirado. Viajamos juntas por casi todo el país e incluso al exterior, porque la obra se montó en New York y Panamá, entre muchos otros sitios, y en ocasiones compartimos hasta la misma habitación de hotel.

Lea también: La batalla de Maduro contra Maduro

Jamás olvidaré su bondad, quizás una de las virtudes que más la caracteriza. Empeñada durante muchos años en estudiar los asuntos del espíritu, yo siempre bromeaba con ella y sus amigos diciendo que, en cualquier momento, Elba Escobar iba a levitar. Inolvidable fue para mi un viaje a Anzoátegui donde en plena carretera me contó que su mayor ambición era no poseer absolutamente nada.

Desprenderse de todo lo material y quedarse con lo mínimo indispensable, asunto que creo está a punto de conseguir cuando la veo en la pequeña casa que adquirió en Puerto Rico- para estar más cerca de la naturaleza y de su hijo-, rodeada de plantas y arboles que riega y cuida con aquella paciencia.  

Y me lanzo esta defensa de Elba a propósito del post viral de Mimi Lazo reclamándola en llanto que la abandonó cuando muchos la acusaron de haber apoyado al gobierno y haberse beneficiado del chavismo, un asunto que no es secreto para nadie, como se han encargado los furibundos de las redes en recordárselo, replicando fotos de Mimi al lado de la hija de Diosdado Cabello o cuando en su espacio de radio una entrevistada habló pestes de Nicolás Maduro y Mimi la atajó diciéndole  "no tolero que se metan con mi Presidente".

Solo que  las debilidades de Mimi Lazo con el poder - aunque parece que lleva algún tiempo arrepentida-, también ha arrastrado a Elba,  gracias a ese post de Mimi que se hizo viral y donde le reclamaba, tanto a Elba como a Amanda Gutiérrez, que no la hubiesen defendido de quienes la acusaban de "enchufada" o amante de algún alto cargo del gobierno. Asunto que llevó a cientos de odiadores de Twitter e Instagram a repetir enseguida una mentira mayúscula, donde aseguraban que Elba Escobar también era chavista porque asistió a un evento navideño para recitarle poemas a Nicolás Maduro. 

Advertisement

Pero como la propia Elba se encargó de desmentir entonces, y es bueno recordar ahora, ella narró lo sucedido en un comunicado que publicó al día siguiente de aquel acto, explicando que ella asistió a ese evento sin saber que el presidente iría:

“Hoy amanecí tratando de poner en orden dentro de mí, lo que afuera parece una abrumadora tormenta de miedo. Soy de las que piensa que solo hay dos emociones fundamentales una el Amor y otra el miedo; del miedo se desprende todo lo demás: rabia, dolor, odio, desconcierto, inseguridad, resentimientos y otros más...", iniciaba el texto.

Y luego explicaba lo ocurrido:

"Estos son los hechos. El jueves pasado, cerca de las ocho de la noche, en la autopista nos abordaron en dos motos, a unas amigas y a mí , en medio del tráfico de esa hora, unos hombres armados que nos amenazaron, abrieron las puertas y nos robaron y nos dejaron aterradas y agradecidas por dejarnos vivas, pero desvalidas.

Eso fue el comienzo de esta avalancha de 24 horas en las que he sido victima, heroína y traidora sin transiciones. Esa noche escribí unas reflexiones vía Twitter, que apoyaron cantidad de seguidores, donde comparaba al gobierno con “Un padre irresponsable”, y en la mañana siguiente, cuando llegué al programa de radio, hicimos reflexiones sobre el miedo y la inseguridad, incluso conté que me habían invitado, en aras de la inclusión y la paz y la necesidad de estar representados por todos los sectores, para darle la bienvenida a la Navidad en el “Pregón de Navidad”, hasta leí al aire, un trocito del poema de Gustavo Pereira, entre otras cosas porque el texto del poema era precisamente el tema que nos ocupaba ese día.

Advertisement

Esa tarde, sin teléfono, me fui al Teresa Carreño y había cierta confusión porque cambiaron la locación, estábamos esperando, cuando supe que los motivos del cambio eran, que inesperadamente el señor Maduro anunció que estaría presente.

Claro que pensé en lo que eso significaba, dentro de mí, me dije: ¿Qué pensará ese señor, al verme aquí después que pasé toda la mañana, comparando el gobierno con un padre irresponsable? Si me pasó por la mente un segundo la idea de irme, pero no me detuve en eso porque la gente de esta profesión no dejamos guindando un evento para el que nos hemos comprometido por nada, eso ni pensarlo y la verdad mi compromiso era solo leer el poema, así que le dije a los productores, que al leer el poema me iba inmediatamente....Por eso me paralicé, cuando al tener teléfono de nuevo, vi lo que me estaban escribiendo, fue una avalancha a la que no supe que responder, no en 140 caracteres, era imposible. No solo agresiones e insultos, también cariño y solidaridad y dudas y necesidad de una explicación...por esa necesidad va este comunicado, no explicándome, no es necesario, soy una mujer adulta, que ya está de regreso, un día de estos me muero y nadie se va a acordar de este evento, pero no quiero que mi alma se fracture por el miedo".

Comunicado que incluso  fue respondido por Maduro:

“Yo me enteré de su opinión y de lo que ella piensa de mí porque leí el comunicado en el que me llama señor Maduro, está bien, soy el señor Maduro, ese es nuestro nombre, aunque lo hagan para despreciarnos...Da tristeza, ella fue como actriz, nadie le pidió un carnet ni su opinión”, dijo, al tiempo que manifestó que él se entero de lo que piensa Escobar del Gobierno cuando la actriz hizo público el comunicado.

 Maduro consideró inaceptable que la actriz haya sido criticada por asistir a un acto del Gobierno. “Por leer un poema, el fascismo le cayó encima. Sus mejores amistades y un poco de gente la empezaron a amenazar con quitarle la amistad y empezaron a llamarla chavista”.

Advertisement

Un comunicado y una respuesta que a nadie interesó porque no fueron lo suficientemente escandalosos y la aparición de Elba cerca de Maduro quedó como un estigma. Por ahora, el renovado ataque contra Elba Escobar se vuelven a estrellar contra la verdad de lo que ocurrió aquel día, mientras ella asiste desde lejos a esa arremetida blandiendo su paz interior como la mejor defensa, negándose a responder el post de Mimi Lazo e ignorando la guerra en su contra porque, como dice de lo más tranquila, hace años se retiró de Twitter y prefiere utilizar ese tiempo cuidando sus aguacates y sus lechosas, lejos del mundanal ruido.



Tendencias