article-thumb
   

En detalle: Así fue como el chavismo le entregó Pdvsa a China

El Cooperante | 19 septiembre, 2018

Caracas.- El pasado jueves, el presidente de la república, Nicolás Maduro, viajó a China para firmar 28 acuerdos que permitirán “profundizar y expandir la alianza estratégica integral que mantienen ambas naciones”, como parte de la XVI Reunión de la Comisión Mixta de Alto Nivel China-Venezuela (CMAN).

Lea también: Maduro promete duplicar la producción de petróleo, pero 1 millón de barriles serán para China

De acuerdo con la información oficial, entre los tratados firmados destacan cooperaciones bilaterales en materia financiera, energética, educativa, agrícola, cultural, aeroespacial, de salud, ciencia y tecnología, además de la extensión de la línea de crédito por USD 5000 millones de China a Venezuela que serán pagados en petróleo o efectivo y el traspaso del 9,9% de las acciones de Pdvsa en Sinovensa a la Corporación Nacional de Petróleos de China (CNPC).

Foto: Prensa presidencial (2017)

Este sería el segundo préstamo del país asiático a la gestión de Maduro en el lapso de un año, y es que en febrero de 2017, China firmó 22 acuerdos con Venezuela entre los que se incluyó financiamiento para el sector petrolero por USD 5000 millones, según reseñó AFP.

De acuerdo con el presidente venezolano, para esa fecha, China había suscrito acuerdos con Venezuela por el monto de 62,000 millones de dólares, todos bajo la figura del Fondo Conjunto Chino-Venezolano (FCCV) y el Fondo de Gran Volumen y a Largo Plazo, creados en 2008 y 2010 respectivamente. Ambos fondos están sujetos a la CMAN y sus transacciones se realizan a través del Banco de Desarrollo de China y el Banco de Desarrollo Económico y Social (Bandes).


Estrecha relación

La Comisión Mixta de Alto Nivel China-Venezuela fue creada en 2001 durante el primer mandato de Hugo Chávez, quien no dio a conocer su existencia hasta 2007, cuando reveló la estrecha relación bilateral que guardaban China y Venezuela desde 1999.

Le puede interesar: ¿Y se acabó la crisis? Venezuela y China definieron ruta para el satélite El Guaicaipuro

Un año más tarde, en 2008, nació el Fondo Conjunto Chino-Venezolano, a través del que las dos naciones acordaron realizar inversiones en los distintos ámbitos sociales con el soporte del Banco de Desarrollo de China y el Bandes. El Fondo Conjunto ha sido renovado, al menos, en tres oportunidades.

Según la AVN, la expresidenta del Banco Central de Venezuela y del Bandes, Edmée Betancourt, dio a conocer que hasta 2011, Venezuela había suscrito tres tramos crediticios (A, B, C) con China, todos a través del fondo chino-venezolano.

El primero, denominado Fondo Pesado I, se acordó en 2007 y se canceló en 2010; el segundo, Fondo Pesado II, se adquirió en el año 2009 y se pagó en 2012; mientras que el tercero, la renovación del Fondo Pesado I, se concretó en junio de 2011, pero se desconoce la fecha en que fue cancelado.

Todos estos tramos fueron acordados por una suma de USD 6000 millones, de los que USD 4000 millones eran capital de China, y el restante, USD 2000 millones, de Venezuela. Es decir, que en el lapso 2007-2011, el Ejecutivo nacional adquirió una deuda de USD 12,000 millones con el gigante asiático, únicamente bajo el Fondo Conjunto.

Desestabilización de Pdvsa

Aunque Betancourt señaló que todos estos créditos se pagaban con una parte de los recursos obtenidos por la venta del petróleo, lo cierto es que desde el primer tramo de financiamiento acordado entre los dos países, se acordó cancelar con barriles de petróleo a menor costo de lo que tasaba en el mercado internacional.

Lea además: Lo de China con Maduro no es financiamiento: Se están llevando lo que queda de Pdvsa

Una investigación de Contrapunto sostiene que en 2007, con la firma del primer tramo, Venezuela acordó enviar a China un mínimo de 100,000 barriles diarios de crudo. Esta cantidad fue aumentado acorde a la renovación de los créditos. Para el segundo tramo, en 2009, China pidió un mínimo de 130,000 barriles diarios, y en 2010, con la creación del Fondo de Gran Volumen y a Largo Plazo, el país asiático solicitó otros 200,000 barriles diarios.

Según dijo entonces Betancourt, el país asiático accedió a un préstamo de USD 10,000 millones a Venezuela a través de este nuevo fondo, pero un año más tarde, en 2011, la AVN reseñó que el crédito ascendía en realidad a USD 20,000 millones, de los cuales, 10,000 millones fueron aportados en dólares americanos y el resto en renminbi (yuanes). El trato fue suscrito por el entonces ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, con un lapso de pago acordado a diez años.

China volvió a modificar la cantidad de barriles diarios de crudo con la firma del tercer tramo del Fondo Conjunto, en 2011. Aunque se desconoce cuál fue el límite exigido por el gigante asiático, de acuerdo con datos de Pdvsa, Venezuela enviaba 400,000 mil barriles diarios para agosto de ese año y planificaba exportar un millón en los años consiguientes.

Lea también: Operación “Tierra Quemada”: Lo que haría el chavismo en el caso de una intervención extranjera

Ese mismo año, el entonces diputado a la Asamblea Nacional, Miguel Ángel Rodríguez, denunció este método de financiamiento y lo calificó de inconstitucional, por no estar adscrito a ninguna de las figuras reguladoras del Estado. Además, advirtió del impacto que el endeudamiento estaba generando en Pdvsa, estatal a la que desde 2010 el Ejecutivo adjudicó todo el compromiso de pago.

“Esto viola la carta magna en todo el capítulo fiscal y monetario, con la sola intención de que el Presidente eche mano a decenas de miles de millones de dólares, sin control y para lo que a él (Chávez) le dé la gana”.

Foto: China Daily – Chávez junto a Hu Jintao (2008)

Chávez no dudó en refutar las acusaciones, las cuales etiquetó de “apátridas” y “lacayas del imperio”, puesto que a su juicio, Venezuela nunca antes había tenido tan buenas relaciones con otra nación como con China.

“Yo no sé de dónde, pero algunos venezolanos critican esta relación con China: los apátridas. Yo pienso que están siguiendo instrucciones del Pentágono y de la Casa Blanca. Son los lacayos del imperialismo que andan echándole piedras y basura a esta relación de China y Venezuela”.

La deuda sin fin

Para el cierre de 2011, la línea de crédito de China a Venezuela ascendía a los USD 28,000 millones y en 2012 se formalizó otro tramo que, en conjunto con un préstamo del Banco Industrial y Comercial de China, alcanzó los USD 8000 millones. De los 640,000 barriles de petróleo diario que Venezuela vendía a China en 2012, 240,000 estaban destinados a pagar parte de la deuda.

Del total de la deuda, USD 36,000 millones, el Gobierno venezolano había pagado para mediados de 2013, unos USD 20,000 millones, esto según el expresidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, sin embargo, la crisis económica que empezaba a avizorarse, obligó al Ejecutivo a invertir parte de los préstamos en otros compromisos externos difíciles de cumplir con dinero propio y a dejar de lado las inversiones previstas para el desarrollo del país.

De acuerdo con Contrapunto, un tercio de los préstamos del gigante asiático se habían invertido entonces en bonos de deuda y otras operaciones; otro 38% correspondía a propiedades, gastos pagados por adelantado o cargos diferidos; y solo un 27% de todo el dinero estaba disponible.

Le puede interesar: Pdvsa reanudó exportación de crudo mediano a Cuba en momentos de una crisis crucial

Al mismo tiempo, Nicolás Maduro, ya en su primer mandato, afrontaba un escándalo de corrupción por USD 84 millones desfalcados del Fondo Chino a través del Bandes. Pese a esto, recurrió nuevamente a China para renovar el Fondo Pesado II, parte del tramo crediticio B, por USD 5000 millones. Además, se cerró un nuevo acuerdo de financiamiento y cooperación por USD 20,000 millones a través del Fondo de Gran Volumen y a Largo Plazo.

“Con este crédito financiaremos viviendas, agricultura, transporte, industria, vialidad, electricidad, minería, salud, ciencia y tecnología”.

En 2014 se sumaron otros 8000 millones de dólares a la deuda, y en 2015, China concretó el nuevo préstamo de USD 20,000 millones acordado en 2013. Maduro insistió en que dicho acuerdo no le ponía deuda al país, puesto que era un financiamiento que se pagaba con petróleo.

“Es una fórmula virtuosa que permite financiamiento y no crea deudas pesadas, como ocurriendo en los tiempos de la Cuarta República, en los tiempos de saqueo a la patria”.

Pero el financiamiento no fue lo único que se incrementó, y es que tal como había dicho Maduro, China cobraba con los envíos de crudo. En 2014, según Ramírez, Pdvsa envió alrededor de 640,000 barriles diarios de petróleo al gigante de Asia, de los cuales, 264,000 eran destinados al pago de la deuda. En 2015, el número de barriles diarios enviados aumentó a 700,000.

Según el entonces vicepresidente para el Área Económica, Rodolfo Marco Torres, hasta ese año, Venezuela había recibido USD 45,000 millones en financiamiento por parte de China, pero lo cierto es que alcanzaba casi los USD 70,000 millones.

Lea además: Pdvsa negocia venta de las acciones de Sinovensa para pagar deuda con China

Un año más tarde, el país asiático recibió otro crédito del Banco de Desarrollo chino por USD 5000 millones. Eulogio Del Pino, presidente de Pdvsa para la fecha, indicó que la Petrolera Sinovensa, una empresa mixta entre China y Venezuela, había crecido gracias al financiamiento del gigante asiático. Esta misma empresa, es la que, con los nuevos acuerdo firmados entre ambas naciones, cederá 9,9% de las acciones de Pdvsa a la CNPC.

Del Pino, también reportó que, con este último préstamo la cifra de la financiamiento por parte de China había llegado a los USD 50,000 millones, de los cuales, aseguró, se habían cancelado USD 35,000 millones. En febrero de 2017, China firmó 22 acuerdos con Venezuela entre los que se incluyó financiamiento para el sector petrolero por USD 5000 millones, según reseñó AFP.

Maduro dijo al respecto: “El fondo China-Venezuela ha inyectado USD 20,000 millones de dólares (…) El fondo pesado de financiamiento y desarrollo ha invertido USD 42,000 millones de dólares. La suma de estos dos mecanismos de financiamiento ha sido de USD 62,000 millones de dólares”, cifra a la que volvió a hacer referencia este martes en rueda prensa.

Durante el encuentro con medios internacionales, el presidente venezolano enfatizó la necesidad de aumentar la producción petrolera, que se encuentra en los niveles más bajos desde hace 30 años, para poder enviar a China el millón de barriles diarios de petróleo prometidos en 2010.

Hemos iniciado un proceso de recuperación. He puesto el término de un año. El inicio fue el 20 de agosto de 2018 y finalizará el 20 de agosto 2019 para llegar al doble de la producción petrolera que hoy tenemos. Debemos cumplir grandes metas, entre ellas un millón de barriles de petróleo para China”.

Foto: Prensa presidencial – Chávez en su primera visita a China (1999)

Con el nuevo acuerdo, el Ejecutivo nacional se propone aumentar la producción diaria a 560,000 barriles de petróleo, esto con el financiamiento de los USD 5000 millones de China que van dirigidos a 24 empresas mixtas.

Por su parte, el economista y diputado de la Asamblea Nacional, Ángel Alvarado, recordó en entrevista ofrecida a Unión Radio que, a la fecha, el Gobierno suma dos años de gracia con el país asiático, en los que solo se han cancelado los intereses de la deuda, pero no la deuda en sí, que asciende a los USD 29,000 millones.

Le puede interesar: José Guerra: Gobierno de Maduro acabó con Pdvsa y ahora va a implorar ayuda a China

Todas estas cifras son extraoficiales, puesto que el Ejecutivo ha mantenido en la sombra los verdaderos acuerdos que se han suscrito, no solo con China, sino con otros países, esto desde la gestión de Chávez, quien incluso ocultó las negociaciones entre los dos países desde 1999 hasta 2007 .

Nicolás Maduro ha seguido esta misma línea. En su más reciente alocución evadió todas las preguntas referentes a la deuda china, y se limitó a explicar, superficilamente, parte de este reciente trato.

 

Comentarios

comentarios