article-thumb
   

En detalles: Así funciona la ruta de la droga en un colegio del municipio Chacao

Lysaura Fuentes | 26 septiembre, 2017

Caracas, 26 de septiembre.- El tráfico de drogas se ha convertido en Venezuela en un delito que ha proliferado en todos los espacios de su geografía. De acuerdo con el Monitor del Observatorio de Delito Organizado Transnacional,  en un estudio reciente detalla que este flagelo lideró por segundo año consecutivo las estadísticas, debido al mayor número de reseñas, estimándose en un 23,4 %.

Lea también: “Está de moda”: El tráfico de drogas en Venezuela se hace arte con un “Narcolibro” rojo

Este delito también ha corrompido los alrededores de los colegios atacando directamente a sus víctimas más vulnerables: los adolescentes. La Escuela Municipal Andrés Bello, situada en la avenida Mohedano de Chacao, se destaca por encontrarse frente a una plaza histórica de la zona conocida como la Plaza Bolívar de Chacao, pero en vez de ser símbolo de regocijo terminó siendo un punto donde se trafica la droga, que ha afectado a la institución y a sus alrededores.





El dato: Traficantes le venden el Cripy (tipo de droga) a los estudiantes en Bs. 6.000

Jóvenes de entre 17 a 25 años usan los espacios de la plaza Bolívar de Chacao para comercializar la droga. Se colocan en un principio en los alrededores de la plaza, luego cerca  de las 7:00 de la noche se aglomeran en la estatua de Simón Bolívar del lugar y realizan su faena delictiva.

Las riñas durante el tráfico de drogas son constantes en este espacio y cuando llegan a agravarse funcionarios acuden al lugar.  “Cuando se pelean o el tráfico es muy evidente funcionarios visitan la plaza, pero no se llevan a nadie detenido porque estos pagan una vacuna para seguir en el lugar, este es un problema que tiene años y nadie lo ha solventado”, dijo un vecino de la zona, quien prefirió no identificarse.





Los liceístas se ven tentados

Vecinos de la plaza comentaron que han observado a algunos liceístas acercarse a este grupo de microtraficantes. “El Chacao de ahora no es el mismo de antes. Nosotros cuando vemos a los muchachos en la plaza le hacemos un llamado de atención de que no pueden estar allí. Estamos pendientes. Ese problema tiene alrededor de cinco años y la Alcaldía de Chacao sabe, pero no han hecho nada hasta ahora, necesitamos mayor vigilancia”, contó una profesora de la Escuela Municipal Andrés Bello, quien prefirió permanecer en el anonimato.

A este problema se le suman los robos contra los estudiantes que asisten asiduamente a la institución. “Motorizados pasan y les roban los teléfonos y bolsos a los muchachos. Este es un problema y la vigilancia no es  constante”, dijo la docente.

Parque de Chacao también punto de droga

El parque de Chacao, o mejor conocido como “parque de bolsillo”, se encuentra situado frente a la plaza Bolívar de Chacao. Un punto donde también el tráfico de drogas hace de las suyas, mientras niños y adultos mayores se encuentran en este espacio.

Estos microtraficantes se colocan en una esquina del parque e inician su actividad delictiva, principalmente en horas de la tarde o en algunos casos en la mañana. “Al parque asisten los guardianes del espacio público de la Alcaldía de Chacao para sacarlos. Pero ellos siempre buscan la manera y regresan nuevamente o se colocan en la plaza”, reveló un informante de la zona.

Símbolo de preocupación

Es alarmante para docentes y expertos en el área de niños, niñas y adolescentes que el tráfico de drogas haya tomado los espacios cercanos a los colegios y sitios de esparcimiento. El directivo y fundador de Cecodap, Fernando Pereira, consideró que “el problema del tráfico de drogas siempre ha sido alarmante, esto genera que las drogas ingresen a los colegios, se pueden registrar hechos de violencia, hasta pueden llegar a ingresar armas a los centros educativos”.

Manifiesta que se generan estos puntos de droga cerca de los colegios porque tienen un potencial mercado, a adolescentes que están en una edad de exploración, donde en muchos casos tienen problemas familiares, de violencia, entornos que nos les ofrecen alternativas y además si tienen amigos ya consumiendo pueden ser motivos para ellos de incentivo. Cada vez los adolescentes están a edad más temprana iniciando el consumo de droga”. Pereira recomendó que debe existir una comunicación entre los centros educativos y funcionarios para alertarlos sobre estos casos. Además una vigilancia de los docentes con sus alumnos para estar al tanto de las actitudes que muestren.

Comentarios

comentarios