article-thumb
   

En la Venezuela petrolera, la falta de gasolina es el nuevo dolor de cabeza

El Cooperante | 14 noviembre, 2018

Caracas.- Las colas, tanto en Caracas como en el resto del país, continúan. No son sólo para conseguir alimentos o medicinas, desde hace varios meses, los ciudadanos hacen más de dos horas colas para abastecer los vehículos con gasolina, en el país con las mayores reservas de crudo del mundo.

Lea también – Venezuela tardará más de veinte años en recuperar su producción de petróleo

Para llenar el tanque de 40 litros de su Chevrolet Aveo gris, Verónica Pérez hizo cuatro horas de fila hace unos meses en Valencia, una ciudad a 150 kilómetros de la capital que alguna vez fue un floreciente polo industrial, según constató la agencia de noticias Reuters.

Dije que no me volvería a pasar”, recordó Pérez, una ingeniera de 54 años. Ruedo lo indispensable y ya. Cero dar colas, cero ir de supermercado en supermercado buscando algún alimento”, agregó.

La gasolina es casi el único producto barato que le queda a los venezolanos. En las 1.800 estaciones que siguen abiertas se puede llenar un tanque por menos de un centavo de dólar, haciendo del transporte particular la opción más barata en un país que sufre una hiperinflación y cinco años de recesión.


 

Muchos venezolanos están dejando atrás rutinas tan comunes como ir a la playa o viajar para visitar parientes.

Las situación del combustible ha empeorado porque a los municipios alejados no llega combustible”, dijo Wilmer Maldonado, un taxista de 52 años, en la ciudad andina de San Cristóbal, en el fronterizo estado Táchira. “La verdad es que esto no va a mejorar, porque no hay mantenimiento, ni personal en las instalaciones petroleras y los afectados somos nosotros”, agregó mientras aguardaba en la fila para cargar combustible.

La escasez de gasolina se suma al colapso de gran parte de la infraestructura estatal, desde el transporte público hasta servicios de agua o electricidad. Pero la situación no amenaza al gobierno de Maduro, y la falta de combustible sólo generaría protestas focalizadas de la clase media que se mueve en auto, según un analista.

 

 

Comentarios

comentarios