article-thumb
   

“En Venezuela no hay justicia”, dice magistrado que busca protección en Colombia

El Cooperante | 19 agosto, 2017

Caracas, 19 de agosto EFE.– El magistrado Rafael Ortega, uno de los 33 juramentados en julio pasado por el Parlamento en Venezuela y quien se encuentra en Colombia para “resguardar” su integridad y la de su familia después de que el Gobierno de Nicolás Maduro ordenara su detención, aseguró este domingo que en su país no hay justicia.

Lea también – Parlamento venezolano desafía a la Asamblea Constituyente arropado por 18 embajadores

No es que está acéfala, es que no hay justicia” en Venezuela, dijo a Efe Ortega, quien aclaró que llegó el pasado 1 de agosto a Colombia para “resguardar” su integridad y la de su familia y no huyendo. A su juicio, la justicia en Venezuela “está tomada, está secuestrada”. Y sobre la exfiscal Luisa Ortega, quien arribó el viernes a Bogotá junto a su esposo y dos funcionarios de su despacho, indicó que ha “sido perseguida” por haberse pronunciado frente a unas sentencias del Tribunal Supremo “conforme a su criterio”.





La fiscal se puede pronunciar, la fiscal de la república es una persona, cualquier fiscal en cualquier país, es una persona que se puede manifestar jurídicamente, acusar, sancionar, cumplir con sus funciones. Ahí es donde vemos que si tú no estás conmigo, yo te persigo“, opinó el jurista y catedrático. Ortega consideró que ella se encuentra también en Colombia “protegiendo su integridad física y la de su familia”.

El pasado 21 de julio, la Asamblea Nacional (AN), de mayoría opositora, juramentó a 33 magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, para sustituir a los que considera “ilegítimos”, después de que en diciembre de 2015 la mayoría chavista en el Legislativo designó a decenas de jueces.

Lea también – Uno a uno: los lugares en los que se encuentran los magistrados designados por la AN





El jurista señaló que desde “hace mucho tiempo” en Venezuela “son muy pocos” los jueces titulares y los demás son “provisorios”, que puede ser removidos si deciden “algo que a mí no me gusta como Gobierno”. Sostuvo que los 33 magistrados, varios de los cuales se encuentran en Chile, Panamá y Estados Unidos, si mañana se volvieran a convocar un concurso para elegir a los integrantes del Tribunal Supremo se presentarían nuevamente.

Venezuela está sedienta de tener un Tribunal Supremo de Justicia independiente, imparcial, de tener los demás poderes de la misma manera, que no se tenga que inmiscuir uno con otro“, agregó. Frente al futuro de Venezuela, Ortega señaló que de “lo malo hay que sacar lo bueno” y confió que el país saldrá “satisfactoriamente” de esta crisis.

Comentarios

comentarios