article-thumb
   

Entre críticas y argumentos: Revelan que Rafael Ramírez salió el martes de EEUU

El Cooperante

Caracas, 6 de diciembre.- Rafael Ramírez, quien hasta este lunes se desempeñó como representante permanente de Venezuela ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), salió de Estados Unidos este martes. El hecho se produjo horas después de anunciar a través de su cuenta de Twitter que sus recientes opiniones sobre la gestión económica del Gobierno nacional fue una de las razones que motivaron su salida.

Lea también: José Luongo, el primo de Ramírez que ayudó a lavar millones desde el anonimato

Aunque diversos informes difundidos el miércoles pasado aseguraban que el embajador ya había sido cesado, Ramírez siguió cumpliendo con sus funciones en Naciones Unidas, inclusive acompañando el jueves al canciller Jorge Arreaza. Pero Ramírez, de 54 años, anunció este martes que había decidido renunciar “a solicitud del presidente de la República” y lo comunicó por Twitter, reproduciendo una carta fechada el lunes y dirigida al canciller Arreaza.

En su carta, Ramírez no cita en ningún momento por su nombre al actual jefe de Estado, Nicolás Maduro, pero sí se refiere en varias ocasiones a su admirado antecesor, Hugo Chávez, que lo nombró ministro del Petróleo y presidente de Pdvsa en 2004. Ramírez abandonó esa compañía y esas funciones en 2014, para hacerse cargo durante varios meses de la Cancillería, y en diciembre del mismo año fue designado embajador de Venezuela ante la ONU, cargo que desempeñó desde el 5 de enero de 2015.

El dirigente estaba en la cuerda floja después de una serie de críticas ventiladas en público contra la política económica del Gobierno de Maduro y concretamente contra la gestión actual de Pdvsa por permitir que baje su producción. En un escrito que publicó en el sitio digital Aporrea el pasado 19 de noviembre, donde hoy también aparece su carta de renuncia, Ramírez recuerda su paso por Pdvsa y por la vicepresidencia económica cuando Chávez era presidente.

En su carta de renuncia, Ramírez sostiene que todas sus observaciones las ha hecho “honestamente” y “en público, después de expresarlas insistentemente en los espacios políticos correspondientes”. Pero también sostiene que a partir de su renuncia pueden surgir “los ataques y los vilipendios” contra él, “como ya han hecho algunas voces ofensivas y arteras”, aunque no apunta a figuras específicas que creen llegarán a censurar su conducta.

Con información de Reuters. 

Comentarios

comentarios