article-thumb
   

“Es un gran deterioro”: El Metro de Caracas funciona gratis porque no hay cómo cobrarlo

El Cooperante | 16 julio, 2018

Caracas.- Los letreros escritos a mano se repiten taquilla tras taquilla en las estaciones del Metro de Caracas: “Cerrado”. La indicación no impide el uso del servicio de transporte, pero desde hace unos meses nadie tiene que pagar por usarlo.

Lea también: AN debatirá crisis eléctrica y la dramática situación de la niñez en Venezuela

Los boletos, unos cartoncitos amarillos con una franja marrón, se agotaron y no ha sido posible por parte de la empresa estatal importarlos nuevamente. Además, la escasez de efectivo hace inmanejable pagar una tarifa subsidiada, que se ha mantenido sin aumentos por años y que la inflación ya se ha devorado totalmente, publicó El País.





La situación es una muestra de las complicaciones monetarias de la precaria economía venezolana y la gestión del gobierno de Nicolás Maduro, que desde hace meses arrastra una hiperinflación insoportable.

Según el Fondo Monetario Internacional, los precios aumentarán un 1.800.000% en dos años. También es una muestra de cómo la crisis económica y social de Venezuela ha trastocado hasta lo más básico de las rutinas de los venezolanos.

La compañía no ha vuelto a comprar los rollos de boletos, porque no tiene recursos ni para eso, y tampoco ha querido actualizar la tarifa a un monto más justo y eso se refleja en el gran deterioro que tiene el sistema“, denunció Alberto Vivas, de la Asociación Civil Familia Metro, que agrupa a extrabajadores del subterráneo que hacen monitoreo a su funcionamiento.





El Metro funciona gratis porque no hay cómo cobrarlo y tampoco hay quién pueda hacerlo. La migración ha impactado fuertemente a la empresa estatal, que hace dos años tomó la decisión de suspender la tramitación de renuncias en su departamento de personal, para intentar frenar el éxodo masivo de trabajadores especializados.

Una estación pequeña requiere de por lo menos ocho trabajadores para labores de taquilla, supervisión de accesos, andenes y trenes, pero normalmente puede haber dos o tres.

La diáspora laboral también ha afectado mucho las operaciones. El ausentismo de los trabajadores es grande y ante la imposibilidad de renunciar muchos terminan desertando, es decir se van del país sin finiquitar sus contratos, porque lo ahorrado en prestaciones sociales no vale nada contesta hiperinflación”, apuntó Vivas.

Comentarios

comentarios