article-thumb
   

Tragedia de la escasez golpea cada vez más fuerte en barrios de la Gran Caracas

Admin

Lohena Reverón.- Este lunes fueron repartidos 160 números en la sede del Mercal II, ubicado en la parroquia El Valle de Caracas. Quienes lograron acceder a uno de los tickets, pudieron comprar un paquete de café de medio kilo, dos de harina, dos de pasta, dos de leche, dos de arroz, dos de azúcar, dos litros de leche, cinco latas de atún, cinco de sardina y dos litros de aceite comestible, estos fueron los únicos productos de la cesta básica que se encontraron esta semana en la red estatal de alimentos. No hubo carne ni pollo.

Tal situación refleja que el desabastecimiento empieza principalmente por las empresas administradas por el Gobierno de Nicolás Maduro. Mercal fue “el primer instrumento” creado por Hugo Chávez para “combatir el hambre”, sin embargo, las reservas de alimentos, producción, almacenaje, transporte y distribución de las que se quejó el fallecido presidente, dejó de atender al pueblo con eficiencia, como se planteó durante su creación. Las limitaciones llegaron hace meses, principalmente al interior del país, ahora es que se siente en Caracas.

El expresidente Chávez está hasta en el café que vende el Estado
El expresidente Chávez está hasta en el café que vende el Estado

La escasez  es general. Y fue certificada por Luis Vicente León, director de la encuestadora Datanálisis, durante el evento “Abastecimiento en Venezuela”,  quien explicó que el nivel de escasez de alimentos en Caracas fue de 60,7% durante mayo de 2015. “El resultado del modelo de control se refleja en caída en ingreso petrolero, inflación y escasez”, dijo. Sobre el consumidor, expresó que 76,1% no consigue o consigue poco de lo que busca, mientras que 89,7% de los venezolanos consigue colas cuando va a comprar: siempre o casi siempre.

Juana, ama de casa, no ha tenido suerte para comprar pollo las últimas veces que ha ido al Mercal II, debido a que no hay o llega tarde por salir de su casa después de las 5:30 de la mañana cuando aclara, ya que el temor se ha adueñado de la calle 13 del sector Los Jardines de esta popular parroquia del municipio Libertador, pues los integrantes de la banda del sector hacen de las suyas en la oscuridad. La última vez que Juana compró “un pedacito de carne” pagó 500 bolívares, decidió no hacerlo más porque el dinero no le alcanza.

La cola parece corta, es privilegiada, solo la hacen quienes reciben números a las 6AM
La cola parece corta, es privilegiada, solo la hacen quienes reciben números a las 6AM

El drama de la escasez cada semana golpea más fuerte a los barrios caraqueños, las compras van acompañadas de los captahuellas, antes de pagar los productos que adquiere cada madre o padre de familia, debe entregar obligatoriamente su cédula laminada, la cajera toma ambas huellas dactilares de los pulgares y al final, son verificados nuevamente los productos, de manera que el cliente no lleve más de lo permitido. Debe volver quince días después, antes no se le venderá alguno de los productos ya adquiridos.

Comentarios

comentarios