article-thumb
   

Escotet: desde la intervención, Banesco ha crecido cinco veces

Elizabeth Fuentes | 10 agosto, 2018

Caracas.- Cansado de esperar por una reunión con el alto gobierno, Juan Carlos Escotet decidió hablar con la prensa sobre las causas y las consecuencias de la prórroga de la intervención a Banesco anunciada por el gobierno, con la esperanza de que finalmente sus argumentos lleguen a oídos oficiales.

Lea también: ¿Qué significaría para Venezuela perder Citgo ante fallo del juez?

El banquero lanzó varios titulares a lo largo de la reunión con los periodistas. Desde reconocer que “tuve y tengo miedo” porque el poder que tiene enfrente es omnímodo, hasta especular si la posible arrogancia que le endilgan algunos en el gobierno quizás haya tenido que ver con la situación que hoy vive Banesco:

“Mi actitud es de humildad y de diálogo. Y digo lo de humilde porque en el ala radical del gobierno consideran que nuestra actitud fue arrogante. Y creo que arrogante habría sido que después de esa medida yo nunca más hubiese vuelto al país. Arrogante hubiese sido también dejar que Banesco se perdiera y, con ello, el trabajo de miles de venezolanos. No se puede ser arrogante cuando se está consiente del poder que se tiene adelante”.

Aseguró que la renovación de la intervención no ha generado retiros nerviosos. “Ayer nos entregaron los resultados del Índice de Satisfacción Neto y hemos pasado a ser el primer banco en esa área. Y desde que ocurrió la intervención hasta hoy, el banco es cinco veces más grande desde entonces. Hemos mantenido las cuotas de mercado. No somos súper héroes, no somos de acero. Todo esto se ha logrado con un desgaste brutal de nuestro capital humano. Aquí ha habido trabajadores laborando hasta las diez de la noche y los fines de semana”.


Armado de argumentos legales donde apoyó su exposición, Escotet insiste en que lo ocurrido solo tiene una explicación política. “Yo no soy político. Yo respondí con criterio técnico. Y técnicamente ni la intervención ni la prórroga tienen ninguna justificación. Y al no tenerla, la única explicación es la política. Y si es política tampoco entiendo la justificación, porque esta medida no manda mensajes positivos al exterior en este momento, precisamente cuando el gobierno necesita de inversión extranjera y para ello debe demostrar que en el país existen garantías legales claras.

Repite que Banesco es su hijo, que Banesco es “la Harina PAN de la banca venezolana” y, en consecuencia, “ni he recibido ofertas de compra ni las quiero escuchar. Este banco es fruto de 35 años de trabajo y aún teniendo la mejor oferta del mundo, este banco no se vende”.

-¿Y si se lo arrebatan?, le preguntó la periodista de Reuters.

– Seguiría luchando. Por un hijo nunca se deja de luchar.

Juan Carlos Escotet vislumbra que esta prórroga será corta rápida y con soluciones. “Soy un optimista empedernido. Tengo la percepción de que en el alto gobierno no están muy claros de lo que ha ocurrido”.

-¿Dónde está la Asociación bancaria?¿Qué ha dicho?, preguntó Elías Pino Iturrieta.

– Es una vergüenza que la Asociación no haya fijado una postura ante la opinión pública. A la semana de la intervención hubo pronunciamientos de todos los sectores menos de ellos. Yo puedo entender el miedo. Pero no puedo entender que el miedo paralice y se deje de hacer lo que se tenga que hacer. Pero seguiremos siendo miembros de la Asociación Bancaria, a pesar de este maltrato.

Comentarios

comentarios