article-thumb
   

España: hemos sido prudentes pero tuvimos que reaccionar

Christhian Colina

Christhian Colina.- “No es nuestro propósito seguir esta escalada” ni “romper relaciones con Venezuela” fueron las declaraciones del ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, durante un foro económico en Madrid. Las palabras del representante diplomático se producen luego de la tensión creada producto de las declaraciones del Presidente Nicolás Maduro, donde acusó a Mariano Rajoy, Jefe del Gobierno español, de apoyar una “conjura internacional” para derrocarlo.

Margallo aseguró que su país tomó la decisión de llamar a consultas a su embajador en Caracas, Antonio Pérez Hernández, como señal de protesta por la “escalada de insultos, calumnias y amenazas” del mandatario venezolano “contra España y sus instituciones y por respeto a la dignidad nacional”. Así mismo, aseveró que el gobierno que representa ha mostrado “extrema prudencia” en este tema “hasta que las aguas han llegado al límite en que hemos tenido que reaccionar”.

Maduro carga contra España

Durante la última semana, la tensión política entre Caracas y Madrid ha estado en su mayor punto, luego que Maduro acusara a Rajoy de “apoyar al terrorismo en Venezuela” y de formar parte de “un grupo de bandidos, de corruptos y ladrones”.

A esto se suma que la Asamblea Nacional (AN) aprobó –con mayoría oficialista- una moción donde declararon persona no grata “para el pueblo” al expresidente Felipe González, en respuesta a su incorporación al equipo de la defensa legal del opositor Leopoldo López y su posible visita a Venezuela en el mes de mayo.

Comentarios

comentarios