article-thumb
   

Esposa del sargento Luis Figueroa: Mientras estuvo en la Dgcim fue electrocutado y golpeado

Gianfranco Ruggiero | 2 marzo, 2020

Caracas.- Sandra Hernández, esposa del sargento de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), Luis Bandres Figueroa, ofreció este lunes declaraciones a los medios de comunicación acerca de la situación en que se encuentra su pareja, quien se mantiene como preso político del régimen desde el pasado 21 de enero de 2019, cuando decidió sublevarse en armas junto a algunos compañeros en Cotiza, Caracas. En ese sentido, detalló las numerosas torturas que sufrió mientras estuvo recluido en la sede de la Dgcim.

Lea también: «Pronto te tendremos aquí»: Panteón Nacional amaneció con pendones alusivos a Óscar Pérez»

«Nosotros estuvimos colocando las denuncias, estuvimos reunidos con Bachellet, con personas de la ONU, con las personas de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, ellos nos atendieron y pudimos actualizar todos los datos acerca de las violaciones que hoy sufrimos como familiares de militares presos políticos», comentó.





El movimiento militar fue inédito por ser protagonizado netamente por efectivos de la tropa profesional inició en la madrugada del 21 de enero cuando los uniformados liderados por el sargento mayor de tercera, Luis Bandres Figueroa robaron varios fusiles de un puesto militar en Ruiz Pineda. Tras esta acción, se atrincheraron en la sede del Escuadrón Montado de la Guardia Nacional en Cotiza donde difundieron videos llamando a la rebelión.

«Mi esposo, mientras estuvo en la Dgcim fue electrocutado, lo amarraban de los pies y lo golpeaban fuertemente hasta que se desmayaba, luego lo mojaban para que se despertara y así poder seguir golpeándolo, lo golbeaban con una manopla de metal, con palos, bates. Lo maltrataron física y psicológicamente. Mi esposo aún tiene marcas en la cara de la golpiza que recibió», cerró Hernández.

En la actualidad los militares siguen presos en la cárcel de Ramo Verde. Durante 2019 se registraron denuncias de maltratos y aislamientos contra los 27 efectivos que participaron en el alzamiento.