article-thumb
   

¿Está capacitada la MUD para retomar con éxito la agenda de calle contra Maduro?

Luis De Jesús | 18 abril, 2018

Caracas, 18 de abril.- Las  sentencias 155 y 156 emitidas el 29 de marzo de 2017 por el Tribunal supremo de Justicia, en las que se atribuían competencias de la Asamblea Nacional (AN), fueron el detonante para que cientos de venezolanos desbordaran las calles desde el mes abril para exigir el restablecimiento del orden constitucional en Venezuela.

Lea también: El antejuicio de mérito contra Maduro es la victoria moral que la oposición necesitaba

La fiscal general de la República destituida por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Luisa Ortega Díaz, denunció el 31 de marzo la ruptura de la constitucionalidad, justo cuando el máximo tribunal del país iniciaba un proceso de antejuicio de mérito en su contra, luego de que se pronunciara abiertamente en contra del Gobierno nacional.





Dichas sentencias fueron posteriormente revocadas y la fiscal, que ahora se encuentra en el exilio, dijo que el TSJ las había “maquillado” y que los magistrados habían cometido un atropello en contra de la Constitución de la República al atribuirse competencias del Parlamento que es acusado por el Gobierno estar en desacato.

Ya transcurrió un año de las masivas protestas que marcaron cuatro meses del 2017 y que dejaron 150 muertos, miles de personas heridas y centenares de detenidos. Dirigentes opositores aseguraron a los venezolanos que “el fin de la dictadura” de Maduro estaba cerca y que se daría inicio a la “transición democrática” en el país; sin embargo, el gobierno madurista aún se mantiene aferrado al poder, con unas elecciones presidenciales en puerta y una oposición que se ha mostrado en los últimos meses desarticulada.


Le puede interesar: Oposición se unió para avalar antejuicio contra Maduro tras muchos desacuerdos

La convocatoria a la elección de una Constituyente, cuestionada nacional e internacionalmente, se concretó el 31 de julio de 2017 y el madurismo se sintió triunfante en un país cuyas calles se habían convertido en un escenario de represión por parte de los organismos de seguridad del Estado en contra de los ciudadanos que manifestaban el firme rechazo a su mandato.

Llevados por el triunfalismo y aprovechándose de las diferencias internas entre la oposición que ya comenzaban a notarse, la Constituyente adelantó en agosto de 2017 las elecciones de gobernadores para el mes de octubre, en donde el chavismo marcó de rojo 18 de los 23 estados del país. Las ganó con una oposición fracturada. Escindida.

De allí que la Mesa de la Unidad Democrática decidiera abstenerse a participar en las también adelantadas elecciones de alcaldes. Hecho que fue catalogado por varios dirigentes, analistas y venezolanos como un error, puesto que se le estaría dando más espacio al chavismo. Y así ocurrió. El Partido Socialista Unido de Venezuela ganó 295 alcaldías y la oposición solo obtuvo 26.

Los líderes de oposición decidieron entonces prepararse para las elecciones presidenciales, pero ya les iba a costar salir del camino abstencionista que habían marcado en el país y no salieron. Tampoco participarán en las elecciones convocadas por el Consejo Nacional Electoral, siguiendo órdenes de la ANC, para el próximo 20 de mayo, en donde se escogerá al presidente de la República y a los diputados de los consejos legislativos regionales.

Lea también: Juan Guaidó: La aprobación del antejuicio contra Maduro sirvió para unir a la oposición

Hasta ahora se desconoce un plan concreto del Frente Amplio Venezuela Libre, una coalición creada el pasado 8 de marzo y conformada por representantes de la sociedad civil, políticos, disidentes del chavismo y diferentes gremios del país, en torno a la convocatoria a las urnas electorales.

“Proponemos una amplia alianza que exija elecciones libres y justas para cambiar y reconciliarnos en una Venezuela sin asesinados, sin presos políticos, ni exiliados ni perseguidos y sin esta trágica emergencia humanitaria que mata hospitales, escuelas y niños”, señalaba un manifiesto acordado por el frente. Pero, a un mes de realizarse los comicios, ¿cuál es la estrategia que utilizará la oposición venezolana después del 20 de mayo? 

Los dirigentes adversos a Maduro podrían plantearse reanimar a su militancia, hoy desmoralizada, y retomar nuevamente la agenda de calle. Las acciones próximas son determinantes, luego de que la discusión de antejuicio de mérito en contra del Ejecutivo nacional por presuntos hechos de corrupción lograra, por primera vez en tanto tiempo y disyuntivas, la unificación de la oposición venezolana.

La AN, luego de un intenso debate, consideró que existen “méritos suficientes” para enjuiciar al presidente de la República, en respuesta a la solicitud que hizo el Tribunal Supremo de Justicia en el exilio en días pasados, luego de que la fiscal Ortega Díaz, solicitara el procedimiento y presentara pruebas que vincularían a Maduro con casos de sobornos por parte de la empresa constructora brasilera Odebrecht.

Le puede interesar: Magdaleno: “Lo ocurrido en la AN busca subirle la presión y los costos políticos al Gobierno”

Esta sería entonces una señal utilizada como un punto de partida frente a las decisiones que surjan desde la cúpula del poder. El diputado a la Asamblea Nacional e integrante del Frente Amplio Venezuela Libre, Stalin González, hizo este martes 18 de abril un llamado a una gran jornada de protesta el próximo 27 de abril en contra de los hechos de corrupción en el país.

Asimismo, gremios, centros estudiantiles, organizaciones políticas y demás asistentes al Congreso Nacional de Juventudes se reunirán este 19 de abril en el Gimnasio Cubierto de la Universidad Central de Venezuela para fijar posición ante el antejuicio en contra del mandatario y proponer un plan de reconstrucción nacional. En el encuentro también participarán alrededor de 3 mil personas provenientes de varios estados del país, según señaló una de las integrantes del comité organizador de la actividad en declaraciones a la prensa.

Sin embargo, el escenario político en Venezuela se mantiene incierto en vista de que el Gobierno nacional no accede a las condiciones electorales planteadas por la oposición, y por todo un aparato de funcionarios policiales y efectivos militares que no permiten que los venezolanos manifiesten abiertamente su descontento a una crisis que ha llevado al país a un aislamiento, con la escasez de los alimentos y medicinas, y una hiperinflación  anualizada de 8.878,1%, según datos arrojados por la Comisión de Finanzas de la AN.

Comentarios

comentarios