Connect with us

La Lupa

Estados Unidos compara la adicción a las redes sociales con la del tabaco

Los fiscales generales de 40 estados de EE. UU. han presentado una macrodemanda contra Meta acusándola de diseñar un modelo tóxico para la salud mental que comparan con la adicción a la nicotina. La iniciativa se presenta pocos meses después de que el Parlamento Europeo aprobara la Ley de Servicios Digitales que exige el "derecho a no ser molestado digitalmente" y obliga a regular el algoritmo

Foto del avatar

Publicado

/

Caracas/Foto: Cortesía. La "pandemia silenciosa": así califican a las redes sociales los 41 fiscales de Estados Unidos -uno por cada estado- que han presentado una macrodemanda contra Meta por las prácticas nocivas que lleva a cabo para hacer adictos a los usuarios de las redes sociales como Facebook e Instagram. 

Lea también: ¿Por qué voy a votar en el referéndum del 3 de diciembre?

La demanda, firmada recientemente por 41 de los 50 fiscales generales de EE. UU., acusa a Meta de diseñar sus redes "de forma que resulten tóxicas para la salud mental de sus usuarios, pero a la vez adictivas, para que no puedan dejarlas y las necesiten cada vez más".

Los fiscales buscan defender básicamente a los menores de edad, ya que, según la demanda presentada. "Meta se ha aprovechado del dolor de los niños diseñando intencionadamente sus plataformas con características que sirven para  manipularlos y mantenerlos adictos a sus plataformas, al mismo tiempo que rebajan su autoestima", como ha explicado la fiscal general de Nueva York, Laetitia James. "Al igual que las grandes tabacaleras, Meta ha optado por maximizar sus beneficios a expensas de la salud pública, perjudicando específicamente la salud de los más jóvenes", agregó el fiscal general de Colorado, Phil Weiser.

Los fiscales han comparado la adicción a las redes con la del tabaco y sostienen que estas redes sociales tienen un potencial demasiado nocivo para la población, especialmente para los menores, "como para dejar que sus características se decidan a puerta cerrada por empresas privadas". La edad mínima de uso o incluso el diseño y los contenidos de estas plataformas podrían verse alterados por los hallazgos que los fiscales expondrán en el proceso. Esta sería la primera vez que la justicia quiere meter mano a todo lo que implica el diseño de una red social y está acudiendo a expertos para determinar cuál debe ser la edad mínima para tener una cuenta, qué recompensas proporcionan las redes a los pequeños y cuáles recursos utilizan para enganchar al usuario.

El ejemplo que han puesto sobre la mesa los fiscales estadounidenses es el del tabaco, un producto tóxico cuya composición es estudiada y debe ser aprobada por organismos de control. O las regulaciones existentes para los medicamentos o los productos alimentarios, que deben pasar test de seguridad antes de aparecer en tiendas, farmacias o supermercados.

Advertisement

La demanda se produce pocos meses después de que el Parlamento Europeo aprobara la Ley de Servicios Digitales, elaborada para exigir no solo responsabilidades penales a empresas como Meta -que maneja Instagram, Facebook y WhatsApp- o Snapchat, sino que busca obligarlos a que realicen un cambio en su modelo de negocio ya que han ganado millones de dólares a cambio de la salud mental de los usuarios. 

Por ejemplo, si a través de las redes   se difunden fake news, pueden exponerse a multas millonarias, de hasta el 6 % de su facturación

La Comisión Europea, que está elaborando la normativa de la ley para lo que denomina un consumo digital justo, está investigando también el diseño adictivo de los servicios digitales, de manera que tengan un control público y determinados estándares, como lo tiene la industria alimentaria, los supermercados o el mercado de sustancias adictivas como el alcohol o el tabaco.

Esa misma ley prohíbe utilizar los intereses del usuario mostrando solo contenidos adaptados a su perfil o gustos -lo que se denomina el algoritmo-, para luego enviarle anuncios determinados y engordar el modelo de negocio. Es decir, que a partir de la ley, el algoritmo tendrá que ser más transparente y conocido, ya que la legislación contra el diseño adictivo de las redes sociales exige "el derecho a no ser molestado digitalmente”. También se busca eliminar el scroll infinito, es decir, que el contenido no tiene fin aparente, de modo que la atención del usuario se queda atrapada y rueda de post en post, lo que hace que el usuario siga viendo contenidos en busca de los que le resultan interesantes. Además, las empresas tecnológicas deberán permitir que expertos del recién creado Centro Europeo para la Transparencia Algorítmica, una agencia de la UE, evalúen si su algoritmo cumple con las distintas obligaciones impuestas en la ley.

Los problemas de salud mental entre los jóvenes han ido en aumento - las estadísticas señalan que ocupan 80 % de su tiempo libre en las redes- y  aunque no se puede establecer una relación directa con las redes, lo cierto es que el ascenso coincide con la aparición y uso de las redes y los celulares.

Advertisement




Tendencias