article-thumb
   

«Estamos envenenados»: Pacientes renales están severamente afectados por crisis en suministro de agua

El Cooperante | 27 julio, 2018

Caracas.- La salud de los pacientes renales pende de un hilo debido a la crisis en el suministro de agua potable. En Maracaibo, estado Zulia, instituciones privadas dependientes del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, denunciaron la situación.

Lea también: Hepatitis A, la enfermedad que resurge súbitamente entre escasez de reactivos y vacunas

Se nos han muerto ocho compañeros en la última semana. Desde hace un mes, nos dializan solo dos horas. Estamos envenenados. Tenemos miedo a morir”, fueron las palabras que describieron la angustia de Fortunata Mayorga, de 58 años, quien asiste al Centro de Diálisis de Occidente, junto a otros 194 nefróparas.





Según reseñó Panorama, una enfermera que prefirió mantenerse en el anonimato manifestó que los enfermos renales suelen tener otras patología como diabetes o hipertensión. «Lo que ellos están afrontando no es nada fácil, pero las deficiencias en las diálisis pasan factura», dijo.

En cuanto a la “medida de contingencia” para que el agua alcance para todos, resaltó que 120 minutos de proceso “no son recomendables“ porque se requiere el doble de tiempo. “Durante las primeras dos horas de tratamiento, la máquina saca el líquido y, en las dos siguientes, elimina las toxinas”, detalló.

Malestar, ahogo, fatiga, dolor en los huesos e hinchazón son algunos de las secuelas que experimenta Ramón Mavárez, de 30 años, con este “racionamiento renal”. Ante esto, exigió al gobierno nacional que envíe los camiones con agua todos los días.





La mañana del jueves, los afectados trancaron la avenida Delicias, en las adyacencias de la unidad, como medida de protesta. “No es posible que en nuestras condiciones tengamos que salir a la calle para clamar por un servicio tan básico”, manifestó uno de los aquejados.

Funcionarios de la Policía de Maracaibo acudieron al lugar y lograron que un cisterna surtiera el tanque del CDO. El primer turno, que debía conectarse a las 7:00 de la mañana, entró a la sala a las 9:30 de la mañana.