article-thumb
   

Esto es lo que espera Nicolás Maduro para poner tras las rejas a Juan Guaidó

Danny Leguízamo | 2 abril, 2019

Caracas.- Y de pronto hubo un viraje. En columnas anteriores, anticipamos la estrategia de Nicolás Maduro con Juan Guaidó, la cual consistía, esencialmente, en el laissez faire laissez passer (i.e. dejar hacer, dejar pasar). Apostaron al desgaste de Guaidó y al factor tiempo.  Guaidó no existe, dijo Maduro. Lo mismo dijo Diosdado Cabello. Pero la crisis amenaza con desbordarse. Una fuente gubernamental nos reveló el siguiente paso de la cúpula.

Le puede interesar: La mesa está servida para el próximo round entre Juan Guaidó y Nicolás Maduro

La cúpula del poder comenzó a mover piezas desde hace un par de semanas. El secuestro de Roberto Marrero fue un preámbulo. El quiebre del entorno del líder es una estrategia ya aplicada contra Henrique Capriles y Henry Ramos Allup. Nada nuevo bajo el sol. Todo esto ocurre en el contexto de la amenaza de Guaidó con una marcha al Palacio de Miraflores. Allí se prenden las alarmas. Y entonces se desata la violencia. De allí que los colectivos -que fueron llamados a activarse por Maduro en la “resistencia”- ahora se atrevan a acercarse peligrosamente a Guaidó. Ocurrió la semana pasada en El Valle y ocurrió este lunes en San Bernardino.





Después llegó la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia en Sala Plena, en la que ordenan al adefesio denominado Asamblea Nacional Constituyente (ANC) a allanar a inmunidad parlamentaria del presidente interino. Preparan el terreno. La ANC tendrá que sesionar -que lo hará- y tomar la decisión de desaforar a Guaidó.

¿Y luego qué va a pasar?

Una fuente gubernamental -la misma que nos reveló detalles del incidente con la caravana presidencial y Gustavo González López-, se anticipa al futuro. A la estrategia del régimen:





Guaidó no será detenido por el momento. Nicolás Maduro espera el curso de los acontecimientos de las manifestaciones que ya están convocadas al Palacio de Miraflores. En función de los resultados de esas protestas, se tomará la decisión de encarcelar o no a Juan Guaidó.

Desde los primero días de marzo, los sectores en pugna elevan los costos. Nicolás Maduro ya decidió jugar su última carta -los colectivos- y Juan Guaidó también ha sacado su mejor carta disponible: una marcha a Miraflores.

Comentarios

comentarios