article-thumb
   

Evo Morales denunció un supuesto “proceso de golpe de Estado” en su contra

Reinaldo Villanueva | 23 octubre, 2019

Caracas.- El presidente de Bolivia, Evo Morales, denunció este miércoles que está en proceso un supuesto golpe de Estado en contra de su Gobierno, planificado por sectores de la “derecha” opositora que hacen vida en su país con el apoyo de la comunidad internacional.

Le puede interesar: Ya son dos los miembros del Tribunal Electoral de Bolivia que renuncian por temor

“Denuncio ante el pueblo boliviano y el mundo que está en proceso un golpe de estado que ha sido preparado por la derecha con apoyo internacional. Hago un llamado a organismos internacionales a defender la democracia”, expresó el mandatario en una rueda de presa.





Asimismo, dijo que desde su Administración han tenido tolerancia para “evitar violencia” y confrontaciones en la nación, sin embargo, hizo un llamado a todos sus seguidores a una “movilización pacífica y constitucional para defender la democracia”.

‘Los gestores del golpe tratan de impedir el conteo de las actas de votos y promueven el asalto a las instituciones. Quieren “reconocer” a un presidente estos días. No estamos en tiempos de colonias cuando se imponían presidentes. El pueblo defenderá pacíficamente la democracia’, escribió por medio de su cuenta de Twitter.

Morales también, agradeció al pueblo y los sectores sociales por su cuarto “triunfo” consecutivo. “Nos impusimos con más de medio millón de votos al segundo y tenemos mayoría absoluta en diputados y senadores”, agregó.





 

Proceso electoral en Bolivia

El candidato a la presidencia, Evo Morales, fue reelegido como primer mandatario de Bolivia el pasado lunes luego de que los resultados preliminares de las votaciones arrojaron que el partido oficial, MAS, se impuso por encima de 10 puntos porcentuales sobre su rival y opositor Comunidad Ciudadana (CC).

Después de que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) reinstaló la Transmisión Rápida y Segura de Actas (Trep), se informó que el opositor Carlos Mesa consiguió solo 36.74 % votantes a favor mientras que Morales logró el 46.85 % dejando una amplía ventaja que descarta una segunda vuelta.

Sin embargo, durante los comicios se interrumpió la totalización de los votos durante 23 horas continuas; situación que generó desconfianza en las organizaciones opositoras y parte de la ciudadanía.

Estos hechos llevaron al candidato Mesa a desconocer los resultados arrojados por el sistema que darían como ganador a Evo Morales.

En ese sentido, países como Colombia expresó por medio de un comunicado su “preocupación” por la interrupción de los datos del escrutinio.

También, pidió se “reanude el suministro de datos a la opinión pública nacional e internacional, como se había acordado previamente entre los partidos y candidatos, y a que se coopere y se respondan las inquietudes de la misión electoral de la OEA de manera inmediata”.

Además los indicios de un posible fraude, desató una ola de protestas y violencia incontrolable este lunes en nueve departamentos de Bolivia. Enfurecidos, miles de manifestantes atacaron edificios de entes electorales, casas de campaña del partido de Gobierno, y tomaron las calles.

En Cobija (Pando), decenas de personas tomaron las instalaciones del Tribunal Electoral, colgaron la tricolor y prendieron una fogata cerca del lugar, según un video del periodista Israel Gutiérrez. “El voto se respeta”, “Esto es Bolivia, no Venezuela”, “Pando se respeta, Bolivia se respeta”, exclamaban.

 

 

Comentarios

comentarios