article-thumb
   

Evo Morales se la juega en febrero de 2016 con una elección que le daría poder hasta 2025

Christhian Colina

El Cooperante.- El presidente de Bolivia, Evo Morales, se la juega en febrero próximo, cuando los bolivianos decidirán en referendo si le permiten presentarse a otra reelección, en un escenario adverso por los primeros despuntes de recesión y con el populismo latinoamericano en retroceso.

Los ciudadanos del país andino están llamados a una consulta popular el 21 de febrero, un mes después de que Morales celebre diez años ininterrumpidos en el poder que le han sabido a poco, pues si gana en el referendo y en los comicios de 2019, gobernará hasta 2025, sentando con dos décadas un récord de permanencia en el antaño volátil Palacio Quemado.

Se trata de la votación más arriesgada de Morales, ya que en esta ocasión no compite contra la débil y atomizada oposición boliviana, sino contra sí mismo.

El mandatario debe demostrar que su popularidad ha salido indemne de los escándalos de corrupción que han salpicado a su Gobierno en los últimos meses, de las acusaciones de autoritarismo por parte de la oposición y de la retirada de apoyo de varios sectores indígenas que antes fueron sus aliados.

Una de las papeletas más graves que ha encarado Morales en estos tiempos y que podrían influir en el resultado del referendo es la del Fondo Indígena, una institución que otorgó millonarias ayudas para al menos 200 proyectos de desarrollo indígena que nunca llegaron a ejecutarse.

El asunto se ha cobrado ya 24 víctimas políticas en el oficialismo, y aunque el Ejecutivo asegura que no le temblará el pulso a la hora de castigar la corrupción entre las filas del gobernante Movimiento al Socialismo, la imagen que ha llegado a la ciudadanía dista mucho de la “fotografía” impecable que conviene al presidente en las semanas previas al referendo.

El retroceso de los gobiernos del bloque bolivariano crea un clima poco favorable a la aspiración de Morales de llegar a celebrar dos décadas en el sillón presidencial.

Comentarios

comentarios