Connect with us

La Lupa

Exclusivo: El homicida de Crisbelis Sarmiento no está arrepentido

La joven de 22 años, había culminado en enero sus estudios de Técnico Superior Universitario en Administración de Empresas, le dieron una beca por sus notas y en este mes de junio, sería su acto de graduación

Publicado

/

Caracas / Foto Portada: Cortesía.- Una cita de dos jóvenes se convirtió para una familia y el país entero en una pesadilla. El horrible desenlace que tuvo una "amistad" que empezó con un contacto en Facebook ha llenado de tristeza, indignación e impotencia a la familia de Crisbelis Sarmiento, a Puerto La Cruz, estado Anzoátegui y a la opinión pública. Jesús Alcalá Romero asistió este martes 14 de junio a su audiencia preliminar y admitió haber abusado sexualmente de la joven de 22 años, haberla apuñalado 15 veces y haber enterrado el cadáver en el patio de su abuela. Todo bajo supuestos efectos del alcohol y las drogas. Pese a admitir los hechos, fue condenado a la pena máxima vigente en Venezuela: 30 años de cárcel. El abogado acusador José Santoyo contó detalles inéditos sobre el caso y dijo que el femicida no mostró ningún signo de arrepentimiento durante su comparecencia ante el Ministerio Público: "Hay asesinos que nacen y otros que se hacen, pero él se mantuvo fuerte, no mostró ningún signo de tristeza, ni arrepentimiento, no lloró".

Lea también: Asesino de Crisbelis Sarmiento fue condenado a 30 años de cárcel

Tras ocho días desaparecida, la policía de Puerto La Cruz encontró el cuerpo de Crisbelis, estaba bajo tierra en un patio de una casa del sector San Diego del municipio Sotillo, estado Anzoátegui. La data de muerte era aproximadamente de cuatro días, por lo que ya estaba en estado de descomposición. ¿Qué hacía Crisbelis en esa casa? La casa pertenece a los abuelos de Jesús Alcalá Romero, quien se hacía llamar "Alejandro Ferrer" en Facebook. Ambos tuvieron una cita en un local nocturno de Puerto La Cruz, ocho días antes. Fue vista por última vez en Mojitos Beach, el domingo 10 de abril.

En entrevista telefónica concedida a este portal, Santoyo precisó cómo ocurrió el horrendo crimen, que ahora forma parte de las estadísticas: según el monitor de femicidios Utopix, en los primeros cuatro meses del año, se contabilizaron al menos 75 femicidios, lo que se traduce en uno cada 39 horas. El abogado radicado en el estado Anzoátegui, donde ocurrieron los hechos, destacó que el hombre de 26 años, mantuvo una actitud cruda: la de todo un criminal.

"Quedará en la memoria del estado Anzoátegui, del país porque es un crimen horrible, y por la forma en que la persona que lo cometió se hizo responsable y lo asume con mucha claridad y transparencia (…) me recuerda al caso del comegente, del monstruo de Mamera".

Al femicida le dieron 30 años de cárcel, la pena máxima en nuestro país, pese a que asumió su culpabilidad. ¿Podría explicar por qué? Si se establece que cuando asumen los hechos, le rebajan unos años...

Advertisement

La pena aplicable fue de treinta años, por la gravedad de los delitos. Él aún y cuando declaró que cometió el hecho, estaba señalado por tres delitos, lo que es la acusación fiscal, son tres delitos que tienen altas penas, como lo son el femicidio agravado, abuso sexual con víctimas especialmente vulnerables, porque estaba bajo efectos del alcohol y de sustancias psicotrópicas y estupefacientes. Entonces el juez, cuando recibe la admisión de hechos de parte del hoy penado porque ya el empezó a cumplir una pena, consideró que la pena era mucho más alta, e incluso con la rebaja no podía darle menos de 30 años.

¿Cómo fue su actitud el día de ayer? ¿Mostró algún signo de arrepentimiento por lo que hizo?

Su actitud el día de ayer que se celebró la audiencia preliminar, para mí aún y cuando estábamos en la sede de un tribunal es la actitud cruda, o ruda de un criminal. Recordemos que hay una teoría delictiva de la persona en cuanto a su grado de participación, en la comisión de hechos punibles, de que hay delincuentes que nacen, hay delincuentes que son eventuales y hay delincuentes que lo hacen por necesidad, o por eventualidad.

Pero Alcalá Romero ayer estaba sereno, nunca mostró ningún tipo de arrepentimiento y pidió no declarar, aceptó en todo el momento el hecho y aceptó que estaba bajo los efectos del alcohol y de sustancias psicotrópicas y estupefacientes, y confesó haber asesinado a Crisbelis.

Vamos al mes de abril, cuando ocurrió el hecho. ¿Qué pasó ese día? ¿Cuánto tiempo tenían hablando por redes sociales?

Advertisement

Ellos se conocieron por la red social Facebook, él usó otro nombre, sin embargo, ella accedió a ir al encuentro, pasan la noche en un lugar conocido acá en Puerto La Cruz que se llama Mojito Beach, pero vecinos de ella y de él que declararon en la investigación ante el Ministerio Público, manifestaron que ella incluso en el disfrute de la discoteca no se veía estable, era otra persona, estaba como adormitada, como mareada, como ebria, la notaban muy extraña, muy distinta a como ella era y que también llegaron a pensar que estaba como drogada o la habían drogado.

Posteriormente a eso, es cuando empieza las circunstancias de modo, tiempo, lugar en la que se cometió el delito y cuando él supuestamente la lleva, están juntos, él había alegado primero que sí estuvieron juntos, después ella se fue y no se hacia responsable por lo que le pasaba. Pero la declaración en sede judicial ayer fue otra, donde confirmó que efectivamente cometió el delito y admitió plenamente la acusación que se había presentado en su contra.

¿Cuáles son las drogas y las bebidas alcohólicas que consumió antes de matar a Crisbelis? ¿Es cierto que padece esquizofrenia?

En cuanto a las pruebas toxicológicas no fue posible qué tipo de sustancia psicotrópicas o estupefacientes usó, porque las pruebas se las hicieron posterior al día de los hechos -del asesinato-, acuérdate que ella fue enterrada en un patio y la encontraron a posterioridad.

No hubo constancia en el expediente de que él tuviera alguna enfermedad mental transitoria o permanente, incluso a él le hicieron dos exámenes médico forenses completos, el día de la detención arrojando que se encontraba en perfecto estado de salud físico y mental; y antes de trasladarlo a la cárcel de Puente Ayala por orden del tribunal, específicamente al sector agroproductivo, le hicieron otro examen forense y arrojó lo mismo: que estaba en perfecto estado de salud físico y mental. Entonces, no se demostró de que él tuviera alguna enfermedad mental preexistente.

Advertisement

¿Qué hay de cierto en que la madre de Jesús Alcalá trabaja en el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, y sabía lo que estaba pasando?

Sobre si la madre de el hoy penado o sus familiares trabajan en el Cicpc, eso no logró corroborarse, todo quedó en especulaciones y dichos de la comunidad, incluso cuando llegó el día 31 de la investigación que es cuando sus familiares me contactan, había mucho rumor de los vecinos y de la comunidad, e incluso de funcionarios judiciales, de tribunales que señalaban que uno de sus familiares tenía relación con figuras del gobierno central, eso se desvirtuó, no se corroboró.

Más bien por la celeridad del caso, la actuación del Ministerio Público que presentó una impecable acusación en su contra, y la actuación del Tribunal 2 de Violencia de Género que en todo momento asumió el control judicial y controló el proceso, garantizando las normas, derechos y garantías que establece el Código Orgánico Procesal Penal y la constitución, más bien hubo celeridad procesal. Entonces, toda esa tesis de que había alguna manipulación del expediente y de las actuaciones es totalmente falso.

¿La abuela de Alcalá sabía lo que pasó? ¿Esta señora sabía que su nieto asesinó y enterró a una joven en su casa?

En cuanto al grado de participación o de complicidad de su abuela, que habían rumores, más bien ella es la que informó que en el patio de su casa se encontraba el cadáver, o presumía que era un cadáver en estado de descomposición por los olores que emanaban, y que ya eran insostenibles tanto en la casa de la abuela donde vivía él o pernoctada el mayor tiempo posible, y en las adyacencias de la casa.

Advertisement

Por eso, quedó descartada su participación en el hecho. Cuando ella avisó a las autoridades y los funcionarios se trasladan a su casa y hacen el hallazgo del cadáver, le toman una acta de entrevista donde la señora declara y expone los hechos que conoce, en su caso no hubo una acusación formal porque más bien, ayudó a esclarecer los hechos.

Al día de hoy, ¿Cómo esta la familia de Crisbelis?

La mamá de Crisbelis Sarmiento, la señora Jazmín Guilarte es una señora que para mí tiene mucha firmeza, mucha entereza, estaba decaída, desplomada, con trauma psicológico porque había recibido incluso malos tratos de organismos de seguridad en su condición de víctima, cuando ella estaba desesperada anhelando que apareciera su hija, que se hiciera justicia, que se hicieran los procedimientos debidos, ella fue maltratada por funcionarios policiales y militares.

Ayer tenía muchos sentimientos encontrados, de alguna manera si se puede decir una alegría porque se hizo justicia y tuvo celeridad procesal el caso de su hija, pero por otro lado, se encontraba devastada, triste, desconsolada y marcada psicológicamente. Y su familia en todo momento apoyaba a la mamá, es una familia muy unida y con mucha articulación y relación vecinal lo que siempre impulsó la protesta organizada para pedir justicia en el caso.

Sé que usted tiene más de 20 años de experiencia, pero podría darme su opinión personal sobre este caso? ¿había visto algo parecido?

Advertisement

Es lamentable que esto pase, este es uno de los crímenes más horrendos, más atroces y más sangrientos que he visto en mi vida, y en mi trayectoria personal y profesional donde pierde la vida una ciudadana por un hombre, habiéndola violado, además, en total fueron quince puñaladas que le propició, la enterró en un patio y reconoce el hecho de manera muy natural, muy seguro.

Yo tengo 41 años de edad, 20 de ejercicio y este pasará a la historia, siempre será recordado, no solo en Anzoátegui, sino en el país como uno de los casos más horribles que se haya cometido en este país y más por las circunstancias de modo, de tiempo y lugar. Este caso me hace recordar al del monstruo de Mamera, el caso de Cibel Naime Jordi, el caso del comegente, casos que han sido emblemáticos y es un caso que tiene que ser elevado a las instituciones de educación en materia de derecho para ser evaluado, no solo por el resultado y la víctima, sino por la conducta criminal, delictiva y consecutiva del hoy penado.

Es un caso que sin duda, quedará grabado de manera negativa en los ciudadanos que aquí habitamos y pienso que a nivel de estudios, de la ciencia forense, de la ciencia legal es un caso muy interesante de seguir estudiando.



Tendencias