Connect with us

Nacionales

"Excusa de 'recibí la orden' no sirve": Los 4 golpes que le dio el chavismo a Ramírez

Foto del avatar

Publicado

/

Caracas, 8 de diciembre.- La periodista Sebastiana Barráez recordó este viernes que cuando Rafael Ramírez "impuso, ante el asombro del país, que Pdvsa era roja rojita, no solo sentenció a la empresa, sino a Venezuela", esto con la complacencia del fallecido Hugo Chávez.

Lea también: “La agita reacomodo”: Lo que dijo Sebastiana Barráez sobre la guerra en el chavismo

"A Ramírez lo golpean con la captura de los gerentes de Pdvsa occidente, luego la directiva de Citgo, incluso la de José Enrique Luongo, pero ninguna como la de su sobrino Diego Salazar Carreño, a quien considera como un hijo. De ahí que Maduro lo denunciara como bolichico, mostrara un ajedrez en oro, un Reverón que dijo estaba valorado en 800 mil euros, y mencionara botellas de licor de 300 euros que le encontraron a Dieguito", indicó Barráez.

A continuación el texto íntegro publicado en su página web: 

ROJITO. Todo es parte del capítulo Rafael Ramírez, hasta hace unos días, embajador de Venezuela ante la Organización de Naciones Unidas (ONU). Parte importante de su grupo señalado de corrupción y traición a la patria. Lo único que hizo el presidente Maduro fue usar actos de Ramírez y su grupo en la empresa petrolera, en nombre de la revolución.

Cuando Ramírez impuso, ante el asombro del país, que Pdvsa era roja rojita, no solo sentenció a la empresa, sino a Venezuela. Hugo Chávez aplaudió la acción de Ramírez, conllevando a que Petróleos de Venezuela (Pdvsa) se deteriorara, restándole al mantenimiento, para ser la caja chica que pagaba alimentos, medicinas, eventos, viajes, espectáculos, visitantes, etc. Eso no lo hizo Ramírez sin haber recibido orden previa. Pero no importa, el Gobierno con Tarek William Saab, se lo hará pagar.

Se comprueba que la excusa de “recibí la orden” no sirve. A Ramírez lo golpean con la captura de los gerentes de Pdvsa occidente, luego la directiva de Citgo, incluso la de José Enrique Luongo, pero ninguna como la de su sobrino Diego Salazar Carreño, a quien considera como un hijo. De ahí que Maduro lo denunciara como bolichico, mostrara un ajedrez en oro, un Reverón que dijo estaba valorado en 800 mil euros, y mencionara botellas de licor de 300 euros que le encontraron a Dieguito.

Advertisement




Tendencias