article-thumb
   

Adel El Zabayar: Gobernadores del PSUV han creado peligrosas estructuras de terror

Christhian Colina

El Cooperante.- El exdiputado a la Asamblea Nacional, Adel El Zabayar (PSUV/Bolívar), quien también preside la Federación Venezolano-Árabe, señaló que los “carteles” del control de cambio minan la revolución y asegura que en este país la corrupción destituye ministros.

Sobrevivió a la guerra en Siria, pero no al filtro del gobernador del estado Bolívar, Francisco Rangel Gómez. Recordado por unirse a las “brigadas de resistencia populares” que defendían al presidente sirio, Bashar al Assad, en agosto de 2013, El Zabayar tuvo que soportar desde su curul los ataques de Rangel Gómez, quien movió sus fichas para evitar que continuara en el Parlamento.

Luego de la derrota del pasado 6 de diciembre llamó a la reflexión en las filas rojas. Denuncia la existencia de “cómplices” dentro del Gobierno que buscan perjudicar la marcha de la revolución, critica a la cúpula del PSUV, alerta sobre el avance de la corrupción y advierte que ignorar a las bases pone en peligro la unidad del oficialismo.

¿Hasta qué punto los gobernadores son responsables de la derrota sufrida por el chavismo el 6 de diciembre? 

Donde no se lograron diputados nominales, se demostró la falta de credibilidad y liderazgo. Lo peor es que a estos gobernadores se les ha reforzado con mayores poderes, como nombrar a los directores regionales de los ministerios.

Los directores regionales deben responder al Presidente de la República y su gestión, por lo tanto, no podemos poner la gestión del presidente a merced del capricho y la mala gestión de un gobernador que ha sido señalado en el caso de las cabillas, y al que le han decomisado alimentos acaparados en bolsas que llevan su imagen. Imagínate un gobernador así colocando a jueces y fiscales de su propia manada.

Usted ha denunciado que la corrupción amenaza o dificulta el avance de la revolución. ¿Hay incapacidad para combatir ese mal o complicidad?

La corrupción se ha hecho aliada del capital parasitario, además, se ha convertido en un cartel que en ocasiones ha logrado destituir a ministros producto de una amplia complicidad como ocurrió con el hermano Eduardo Samán, quien, por cierto, creo que hasta los momentos sigue pagando su apartamento de casi 20 años. El que botó a Samán fue Heber García Plaza, quien huyó del país supuestamente con una bolsa considerable. Todo lo que dejó García Plaza sigue intacto, y Samán y sus muchachos fuera.

El Gobierno debe tomar una decisión al respecto, algunos gobernadores han creado peligrosas estructuras convirtiéndose en un terror tanto para la población como para las instituciones que buscan cumplir con su deber, un verdadero terrorismo de Estado que trae y sigue trayendo tragedias que están siendo atendidas con mucho horror por parte de los tribunales como en el estado Bolívar.

Con información de El Estímulo

Comentarios

comentarios