article-thumb
   

Existe temor de que se reanude la violencia antes del 6-D, alerta International Crisis Group

Jose G Martinez

José Gregorio Martínez.- “Venezuela, un desastre evitable” es el título del informe N° 33 sobre América Latina del International Crisis Group, el cual advierte sobre una posible “crisis humanitaria en el país con  un impacto sísmico en la política y la sociedad” que, según el estudio, está a tiempo de corregirse, pero el escenario electoral marca una polarización que aleja la eventual solución y, por el contrario, presagia un retorno la violencia.

“El 6 de diciembre se enfrentará a elecciones parlamentarias, con encuestas que indican que la oposición mantiene una fuerte ventaja, indicando que el Gobierno podría perder su mayoría absoluta (…) El descontento se ha extendido más allá de la oposición tradicional. El resultado es que la situación política se ha tornado más peligrosa, y existe el riesgo de entrar en una espiral viciosa en la que un régimen asediado, cuyas políticas están paralizadas, profundice los errores que minaron su popularidad. El peligro es que el proceso radicalice aún más a ambas partes y estalle de nuevo la violencia”.

Para esta ONG, el Gobierno es uno de los focos generadores de violencia si se toma en cuenta que el propio presidente Nicolás Maduro amenazó con encabezar protestas callejeras violentas si la oposición ganaba las elecciones. Sin embargo, obviando el factor electoral también prevé un eventual estallido originado por la crisis económica que pone al límite la paciencia del venezolano.

“No hay ninguna garantía de que la frustración popular ante los problemas de desabastecimiento de alimentos, medicamentos y otros productos básicos, y la falta de servicios básicos adecuados no haga erupción”.

Un súbito colapso del consumo que si bien de acuerdo con la apreciación de los especialistas prefieren no llamar hambruna sino desnutrición crónica, y el colapso del sistema de salud, incluida la propagación descontrolada de enfermedades contagiosas y miles de muertes inevitables son algunas de las consecuencias de la crisis que vaticina International Crisis Group. Para evitar llegar a esta situación recomienda al Gobierno implementar un programa de emergencia que restaure el equilibrio económico en lugar de culpar a la oposición y gobiernos extranjeros de una “imaginaria guerra económica”.

Otro factor determinante en la solución será el papel de la comunidad internacional en el alcance de acuerdos políticos. La organización no gubernamental sugiere que es necesario que se logre un consenso nacional que solo será posible con el respaldo de gobiernos extranjeros y organismos multilaterales.

Comentarios

comentarios