article-thumb
   

Exjefe del Sebin llegó a EE. UU. luego de dos meses escondido en Bogotá

El Cooperante | 25 junio, 2019

Caracas.- El exdirector del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebín), Manuel Ricardo Cristopher Figuera, quien el pasado 30 de abril se alzó contra Nicolás Maduro, llegó este lunes a Estados Unidos, cargado de acusaciones contra el Gobierno “rojo-rojito”.

Lea también – Canadá levantó sanciones al exdirector del Sebin por alzarse contra Maduro

Cristopher Figuera estuvo dos meses escondido en la capital de Colombia, Bogotá, protegido, según reseñó Washington Post, por un detalle de seguridad las veinticuatro horas del día. Sin embargo, pisó tierra norteamericana con serias acusaciones: los negocios ilícitos de oro; las células de Hezbollah trabajando en Venezuela; El alcance de la influencia cubana en el interior del palacio de Maduro en Miraflores.

Por ahora, el régimen se nos ha adelantado. Pero eso puede cambiar rápidamente“, expresó a mencionado diario en varias entrevistas las cuales suman un total de 12 horas. “La primera con una importante organización de noticias y, con mucho, la más exhaustiva”, reveló Washington Post.

Días previos a la insurrección

Durante estas reuniones, dijo Figuera, se enteró del levantamiento planeado para el 1 de mayo. Maikel Moreno, presidente del Tribunal Supremo de Justicia, emitiría el fallo para restablecer la Asamblea Nacional. Mientras que Padrino López, ministro de Defensa, apoyaría el fallo y obligaría a Maduro a retirarse.

Según Figuera, a todos los trazadores se les dio nombres en clave. Figuera, era la pantera negra. Omaña,  era Superman. Mauricio Claver-
Carone, director de política de América Latina del Consejo de Seguridad Nacional de EE. UU., fue Comeniños, el niño que se alimenta.

Pero cuando se acercó el 1 de mayo, dijo Figuera, se inquietó. Durante una reunión del 23 de abril en la mansión de Moreno en Caracas, él pensó que el presidente del tribunal parecía vacilante. Moreno sugirió que él, en lugar de Guaidó, se convierta en presidente, según varias personas que estuvieron presentes.

El 27 de abril, Figuera se reunió con Moreno y Padrino López en la casa de Padrino. “Fue una conversación corta”, dijo Figuera. “Se seguían mirando el uno al otro con nerviosismo”. Figuera llamó a Padrino al día siguiente para asegurarse de que el jefe de la defensa todavía estaba a bordo. Pero Padrino estaba viendo “Avengers: Endgame”, dijo Figuera, y “no quería hablar”.

Funcionarios de la oposición han dicho que aumentaron la fecha de la operación un día porque se enteraron de que Guaidó podría ser arrestado. Figuera dijo que él fue quien aceleró el calendario. El 29 de abril, dijo Figuera, se enteró de que los temidos colectivos de Maduro estaban preparando un asalto a gran escala en una protesta del Primero de Mayo que podría resultar en un “baño de sangre”.

Le contó a Padrino el nuevo horario. “¿Estás loco?”, Respondió Padrino, según lo dicho por Figuera. “¿Qué pasa con el fallo? ¿Cómo vas a hacerlo?”

“Está sucediendo”, dijo Figuera que respondió. “Si no, el 1 de mayo será sangriento. . . Tenemos que movernos rápido“. Figuera y otros conspiradores dijeron que recibieron la confirmación de que Moreno estaba preparado para emitir su fallo el 30 de abril. Pero después de escuchar el escepticismo de Padrino, Figuera dijo que comenzó a llamar a otras figuras militares.

El plan, insistió, tenía que seguir adelante. Pero como lo hizo, en las primeras horas del 30 de abril, comenzó a desmoronarse.

Guaidó firmó un perdón liberando a López del arresto domiciliario. Guaidó y López hicieron su aparición triunfal antes del amanecer en la base militar de La Carlota en Caracas y pidieron que los militares y la gente se levantaran. Figuera recorrió Caracas para ver quién se unía al esfuerzo. Su teléfono sonó. Era su jefe.

“Maduro estaba muy nervioso”, dijo Figuera. “Él me preguntaba, ‘¿Qué está pasando?’”. Maduro seguía llamando. Finalmente, alrededor de las 6:30 am, Maduro le dijo a Figuera que se presentara en la infame prisión Helicoide. “Llamé a mi esposa y le dije: ‘Voy a tener que entregarme’.

Comentarios

comentarios