article-thumb
   

Zonas de Paz, reductos de delincuentes que quieren desarmar en época electoral

Admin

Lohena Reverón.- La creación de las zonas de paz por parte del Gobierno de Nicolás Maduro fueron más una utopía que un logro, desde el punto de vista del mismo diputado Freddy Bernal, las bandas armadas se valieron de la buena voluntad del Estado, cuando solicitaron deponer sus armas, solo aumentaron sus delitos matando policías y atacando a cuantas personas podían con la excusa de que estaban pisando su territorio.

Expertos en criminalística, manifiestan que la falta de voluntad política ha hecho que la delincuencia se desborde no sólo en Caracas, sino en estados como Guárico, Aragua, Bolívar y Anzoátegui, donde los secuestros y homicidios van en ascensos.

“Zonas de paz son reducto de delincuentes que aprovechan protección del Ejecutivo”

Miguel Eduardo Dao, exdirector de la extinta Policía Técnica Judicial (PTJ) no consigue una explicación lógica y convincente del por qué el Estado no realizó antes operativos como el desarrollado en la Cota 905 a principios de esta semana.

“La absoluta buena voluntad del Gobierno es primordial para bajar los índices de criminalidad en Venezuela, pero tienen que venir de alguna manera una acción determinante”, subraya. Haciendo una analogía define la situación como cáncer terminal del que apenas se ha visto un buen síntoma.

En torno a este tema, Dao califica las zonas de paz como “una aberración … no tienen ningún sentido (…) han resultado un reducto de delincuentes que se aprovechan de la protección que está dando el Ejecutivo a estas zonas”.

A propósito de las declaraciones del diputado Bernal, en las que compara a Venezuela con México, el experto enfatiza “hoy estamos peor que México”.

Gorriño: El Gobierno actuó en la Cota 905 por los ataques a las caravanas oficiales 

Por su parte Javier Gorriño, criminólogo y exfuncionario policial, destaca que las “zonas de paz” son un gobierno dentro del gobierno, pero un gobierno del hampa. Pone como muestra de ello que la Cota 905, en la que sólo faltó que atacaran una caravana presidencial.

A esto atribuye la actuación de los cuerpos de seguridad del Estado, al tiempo que cuestiona que quieran demostrar que están haciendo algo, sobretodo en época electoral.

“Habría que preguntarle a los funcionarios del Gobierno nacional por qué no se hizo este allanamiento antes, si tenían conocimientos de los índices delictivos en la zona, de los vehículos que habían ahí secuestrados, por los que incluso piden grandes sumas de dinero para el pago de rescate”, detalla.

Comentarios

comentarios