article-thumb
   

Expulsaron a niña de colegio en Prados del Este, por darse un beso con una compañera

Keysarith Carruyo | 2 agosto, 2019

Caracas/Cortesía: Diario de Caracas.- Una niña, de 13 años de edad, fue víctima de discriminación escolar por darse un beso con una compañera de clases en el transporte escolar. El hecho se registró en el Instituto Escuela, en Prados del Este, Caracas.

Le puede interesar: El venenoso dardo de Henrique Capriles a Héctor Rodríguez

Karina Barbosa, representante de dos menores de edad, que cursaban estudios en el Instituto Escuela, denunció que sus hijos fueron expulsados de dicha institución educativa luego que su hija le diera un beso a una estudiante de bachillerato. “Se dieron un piquito, nada más”, dijo la madre.





La razón de la “expulsión” que le dieron las autoridades de la escuela fue que la madre de la menor de edad habló “mal de la institución” y que la estudiante “necesitaba un cambio de ambiente”.

“¿Por qué mi hija tiene que estar pasando por esto?”, se pregunta Barbosa, luego de afirmar que “no ha sido nada fácil” lidiar con las medidas que tomó la institución. La reinscripción en el siguiente año escolar 2019–2020, también fue negado por las autoridades escolares.

“¿Cuál es el mensaje? No sirves, no vales, no encajas, no cabes aquí. ¿Ese es el mensaje? Para una niña de 13 años”, recalcó la madre.





Karina Barbosa, quien también es educadora, denunció a los directivos del Instituto Escuela ante el Consejo de Protección del Niño y Adolescente del municipio Baruta en Caracas. Los consejeros, al escuchar la delación, solamente pidieron el nombre y número telefónico del colegio para, supuestamente, citar a las autoridades y aclarar la situación, encuentro que nunca pasó.

Y es que, como lo establece la Carta Magna venezolana, en su artículo 21, “todas las personas son iguales ante la ley”; por ende, no se debería aceptar ningún tipo de discriminación “que tenga por objeto menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad, de los derechos y libertades de toda persona”.

Ante ello, la abogada de la madre, Tamara Adrián, aseguró: “Ningún colegio puede negar el derecho a la educación sobre la base de la expresión de afecto que no sea igualitario, quiere decir que lo mismo tendría que ser aplicado tanto a las relaciones heterosexuales como a las relaciones de personas del mismo sexo”.

La niña afectada ha tomado fuerzas con el apoyo de su madre y asegura que se siente “tranquila” y desea que los demás “luchen por sus derechos y compartan lo que nos sucede, porque quedarse callados no es una opción”.

Comentarios

comentarios