Connect with us

Sucesos

Fallecieron tres migrantes venezolanos tras ser arrastrados por el río Armila de Panamá

Se trata de dos adultos y una adolescente de 16 años, quienes perdieron la vida mientras se aseaban en el río para seguir su travesía a Estados Unidos

Publicado

/

Caracas.- Las autoridades panameñas reportaron este martes 09 de agosto la muerte de tres migrantes venezolanos, que fueron llevados por la crecida del río Armila de ese país, en su travesía por llegar a Estados Unidos.

Lea también: Dos venezolanos desaparecieron en altamar cuando intentaban cruzar a Nicaragua

De acuerdo al comunicado que difundió el Servicio de Migración de Panamá en Twitter, las personas que perdieron la vida, dos adultos y una adolescente de 16 años se encontraban bañándose en el río, cuando fueron arrastrados por la fuerte corriente.

Moradores de la localidad junto a otros migrantes lograron sacar los cuerpos de un adulto y de la menor del agua, que estaban flotando. El médico del  Centro de Salud de Armila confirmó el deceso de ambas personas.

El tercer cuerpo del otro migrante venezolano fue visualizado flotando en el mar, pero por el mal tiempo no pudo ser rescatado. Las autoridades indicaron que este martes fue activado de nuevo el operativo de búsqueda.

A las víctimas las personas de la comunidad le darán cristiana sepultura en esa localidad.

Advertisement

Venezolanos muertos en busca del "Sueño americano"

Muchos han sido los venezolanos que han perdido la vida en la travesía de llevar a Estados Unidos, en busca de un mejor futuro.

El pasado 28 de julio, al menos 15 venezolanos murieron en un trágico accidente de tránsito, cuando un autobús cargado de migrantes chocó con dos carros y se volcó, cuando salió desde Managua hacia la frontera de Nicaragua con Honduras. Entre los fallecidos se encontraba Joselyn María José Martel Bermúdez, oriunda de Puerto Cabello, estado Carabobo quien había tomado la decisión hace un mes de migrar de su país en búsqueda del anhelado "sueño americano".

Otros también han dejado su vida y la de sus hijos en la peligrosa selva del Darién, que divide Colombia y Panamá.





Tendencias