article-thumb
   

Familiares inician investigaciones porque casos de desaparecidos quedan archivados en el Cicpc

El Cooperante | 19 marzo, 2018

Caracas, 19 de marzo.- Ante la falta de respuesta por parte de los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), familiares de víctimas desaparecidas inician las investigaciones para dar con el paradero de sus seres queridos, utilizando recursos propios.

Lea también – Éxodo masivo: Alrededor de 450 funcionarios han renunciado al Cicpc para irse del país

Según reseñó la periodista Rosibel Cristina González, en el diario El Nacional, pueden pasar días, meses y hasta años antes de que los parientes de los desaparecidos obtengan una respuesta por parte de los cuerpos de seguridad. No obstante, los expedientes se acumulan en la unidad de casos especiales del Cicpc y reposan en los escritorios de los efectivos.





Tal es el caso de María Gracia Reyes, estudiante de Artes Plásticas en la Universidad del Zulia, que desapareció el pasado 1 de marzo. Su familia decidió iniciar por cuenta propia las investigaciones para tratar de encontrarla. Lo último que se supo de la joven fue que tras almorzar con un compañero de clases, se reuniría con una hombre de origen árabe, que conoció en septiembre de 2017, para coordinar un recorrido turístico para unos parientes que llegaron de Arabia Saudita.

La joven de 18 años vestía, para el momento de su desaparición, franela azul y portaba una bolso morado. Ante la falta de respuesta de las autoridades, los familiares de Reyes consiguieron la identidad del sujeto: Su nombre es Salino Diab, dueño de carro Chevrolet, modelo Century, placas XNE408, vencidas desde 2008.

La causa de que los casos queden archivados se debe a que no hay personal, dijo Miguel Dao, comisario jubilado y ex director del Cicpc. Agregó que el área necesita al menos 35.000 funcionarios. Acotó, además, que los bajos sueldos y el desmejoramiento de los servicios internos de la institución han originado que muchos detectives migren a servicios privados.





“Las personas desaparecidas deben ser prioridad en la cadena de investigación, no hay que esperar por una orden superior, tal como quedó demostrado en 1999, luego de la tragedia de Vargas. Los funcionarios entregamos el pecho día y noche y obtuvimos buenos resultados. Esa vocación se perdió con los años”, sumó.

Comentarios

comentarios