Connect with us

La Lupa

Franca Conversación: el concordato necesario

En un país donde la autocensura impide que los medios de comunicación difundan nuestras noticias; donde los jóvenes están desconectados absolutamente del acontecer político y donde las familias se fragmentaron producto de la permanencia de un gobierno hambrador, los señores “precandidatos” no han sentado las bases de un entendimiento que les permita alcanzar mínimos acuerdos

Publicado

/

Caracas.- Por: Hamid Ramos.- Recientemente la imágenes de la reunión entre Gustavo Petro y Álvaro Uribe conmovieron a toda la región. En una demostración de altura política vimos a dos adversarios históricos “bajar las hachas” y darle a Colombia el regalo del cese de las confrontaciones. Luego de dicho encuentro ambos declararon, como un diálogo sin atavismos les había hecho cambiar su impresión sobre el otro, y juntos acordaron hacer lo necesario para construir sea un mejor país.

Lea también: ¿Dónde puede ir de vacaciones un profesor venezolano?

En Inglaterra ocurrió algo mas curioso, su extravagante Premier, Boris Johnson, dimitió como respuesta a la ola de renuncias de algunos de sus ministros. El asunto no se queda allí, la oposición de ese país le pidió que permaneciera tres meses mas en el cargo, para así organizar el gobierno de coalición que sucederá al siempre despeinado primer ministro.

Y nosotros aquí, luego de una noche oscura que lleva 23 de años, hemos convertido los primeros metros de la contienda en una feria de insultos, intrigas y descalificaciones no en contra de Maduro o el resultado de su desastroso gobierno sino en contra de quienes aspiran a sucederle.

En un país donde la autocensura impide que los medios de comunicación difundan nuestras noticias; donde los jóvenes están desconectados absolutamente del acontecer político y donde las familias se fragmentaron producto de la permanencia de un gobierno hambrador, los señores “precandidatos” no han sentado las bases de un entendimiento que les permita alcanzar mínimos acuerdos. Hoy creo que es afortunado el hecho que los medios no nos transmitan pues, si así lo hiciesen quienes los sintonizaran estarían aun mas decepcionados de esta generación política.

Para calmar un poco el brote de egos, los lideres más experimentados que continúan vigentes han debido intervenir. Vemos a Omar Barboza tratando de construir un reglamento donde todos estén cómodos, a Henry Ramos llamando a unos y a otros exigiéndoles temperancia y a Ramon Guillermo Aveledo haciendo llamados de atención públicos a las conductas infantiles de algunos aspirantes. Si esta maltrecha oposición continúa en ese comportamiento revanchista Maduro triunfaría en el 2024 aun con las mejores condiciones electorales posibles, pues sería imposible cautivar a nuestra propia base electoral.

Advertisement

¿Cómo vamos pedirle a un país que se una para derrotar al oprobio si no logramos que 10 personas dejen el narcisismo en la casa y se sienten a poner sobre la mesa el activo que cada quien puede aportar para vencer a la barbarie hecha gobierno? ¿Qué estudiante, militar, sindicalista o empleado público va a respetar a un supuesto candidato que obtuvo esa nominación sobre los cadáveres de sus compañeros?.

El consenso político nunca ha sido fácil, pero hay que dar los primeros pasos en ese sentido. Y quizá nuestros dirigentes políticos no estén a la altura de quienes suscribieron el Pacto de Puntofijo, pero recordemos que cuando Rómulo, Jóvito y Caldera acordaron el trabajo conjunto allanaron el camino para convertir a Venezuela en el país más próspero al sur del Rio Grande. Ojala los lideres de la oposición demuestren la estatura moral necesaria para actuar en concordancia a los intereses superiores de la nación.

Con franqueza: Tal vez sea utópico, pero seria un gran mensaje para ese país al que se le pide unión, que aspirantes a la jefatura de estado puedan realizar reuniones rutinarias que deriven en un concordato, y no conformarse con una normativa plasmada en un papel similar a la que firman los países en guerra.





Advertisement

Tendencias