Connect with us

Opinion

Franca Conversación: unidos por Venezuela

“La historia podrá reclamarnos, si desertamos el rumbo o evadimos el compromiso solemne” Leonardo Ruiz Pineda

Publicado

/

Caracas/Por Hamid Ramos.- El título alude una ocurrente consigna que algunos compañeros han acuñado en el acompañamiento de las giras nacionales.

Lea también: La legítima Acción Democrática está viva e intacta

Por rigor semántico, veo imperante desmenuzar dicha frase para comprender su dimensión.

Unidos: Es extraordinario que la primera palabra aluda la unidad que el país clama para superar esta larga tragedia, una unidad que debe ser entendida como la suma de fuerzas cuya finalidad sea el bienestar colectivo.

Pero la unidad nunca ha sido fácil, la unidad tiene un precio y lo contrario de la unidad es la división, lo cual obliga a quien pretenda abanderarla, a ser portavoz del entendimiento, defensor de la convivencia y lugar de encuentro del esfuerzo conjunto. En la unidad se debe entender que no siempre se tiene la razón, que a veces hay que ceder antes de romper, el ejercicio unitario conmina una invitación a la humildad, a la buena fe, al reconocimiento y a la honradez.

Entonces, procuraremos edificar un liderazgo que comprenda que la unidad que nos convoca es de propósitos y no de criterios; un liderazgo que sume a quien pueda tributar a la restitución de la democracia y no caiga en la infantil tentación de privilegiar a aduladores o mercederes de la política.

Advertisement

Es hora de desempolvar el axioma que rezaba que “la unidad no se decreta, se construye” y quienes pretendan liderizar esta gesta deben deponer los egos, guardar viejas facturas y realizar un concordato sincero donde dejemos de explotar los motivos que nos separan y nos encontremos en los intereses superiores que nos convocan.

De no hacerlo, seguiremos relegados a conformarnos en el intrascendente discurso entre las mismas caras de siempre.

Por Venezuela: La frase “Por Venezuela” designa los sacrificios, las concesiones y los esfuerzos que estamos dispuestos a realizar para empezar a soñar con la tarea de encabezar la transición hacia la democracia.

En lo interno de la unidad la prioridad debe ser derrotar a la política carroñera, desmarcarse de las intrigas y renunciar a la zancadilla endógena. Es preciso respetar y analizar la opinion divergente sin que eso se considere una afrenta a la lealtad.

En segundo orden, es imprescindible ser responsables con el país. Quien quiera dirigir la orquesta debe reclutar a los mejores músicos. Poco hacemos contando con un gran director pero acompañado de una banda de improvisados que desafinan en cada actuación.

Advertisement

Una de las prácticas más despreciables del chavismo es la designación del “inepto incondicional” en responsabilidades que exceden sus capacidades. Leguleyos como magistrados, enfermeras tesoreras y hasta un presidente “obrero”.

Los destinos del país no pueden seguir subordinados a ese amiguismo que ha derivado en la oclocracia que reina en el pais. Afortunadamente en esta lucha hay espacios para todos, pero entendiendo las capacidades y aptitudes de cada militante de la unidad.

Y lo último, y quizá más importante, es no olvidar qué nos trajo aquí: hay quienes sueñan ser gobernados por los mejores, a otros nos moviliza la vocación social y para algunos es la voluntad de servir para las transformaciones que urgen. Si no practicamos lo que predicamos el esfuerzo será infecundo.

Con franqueza: Ojalá estas primarias no sean convertidas en una excusa para ajustar cuentas, descalificar y maltratar a propios y extraños. En lugar de ello, de allí debe surgir una base de entendimiento que conduzca al establecimiento de propuestas consensuadas. En política no se crece desde la puñalada trapera sino desde el trabajo, la probidad y la confianza. Afortunadamente la unidad cuenta con referentes históricos como Henry Ramos y Omar Barboza, quienes afirman realizar el máximo esfuerzo por asegurar una contienda limpia donde el vencedor cuente con la sumatoria de todas fuerzas.



Advertisement

Tendencias