article-thumb
   

Francisco inició canonización del salvadoreño Óscar Romero en medio de la polémica religiosa

El Cooperante | 7 marzo, 2018

Caracas, 7 de marzo.– El papa Francisco inició el proceso de canonización del arzobispo de El Salvador Óscar Romero, que murió asesinado en 1980, declarando que “el sacerdote que defendió a los más pobres entre los pobres ante la opresión de la derecha debería ser un modelo para los católicos hoy en día”.

Lea también: Papa Francisco convocó oración mundial por el cese de violencia en países en guerra

El pontífice argentino aprobó un decreto que confirmó un milagro atribuido a la intercesión de Romero este martes, durante una reunión con el director de la oficina encargada de las canonizaciones en la Iglesia. Además se aprobó otro milagro atribuido al papa Pablo VI, facilitando también su proclamación como santo, reseñó El Nuevo Herald.

Romero fue asesinado el 24 de marzo de 1980 por un escuadrón de la muerte de derechas mientras oficiaba misa en la capilla de un hospital. La dictadura militar se había opuesto con contundencia a su labor pastoral contra la represión de los pobres a manos del ejército al principio de la guerra civil que sacudió el país entre 1980 y 1992. Francisco desbloqueó el estancado proceso para la canonización de Romero, que fue beatificado en 2015, al inicio de su pontificado.

El caso estuvo retenido durante años por el Vaticano debido principalmente a la oposición del clero conservador de Latinoamérica, que temía que la relación de Romero con la Teología de la Liberación diese alas a un movimiento que defiende que las enseñanzas de Jesús piden a sus seguidores que luchen por la justicia social y económica. La duda sobre si Romero fue asesinado por una cuestión de odio religioso o por política demoró también el proceso. Según se argumentó, en el caso de haber fallecido por una cuestión política no podría ser declarado mártir de la fe.


Finalmente, el papa decretó en 2015 que Romero fue un mártir por odio religioso o “in odium fidei”. El arzobispo salvadoreño fue beatificado en San Salvador el 24 de mayo de 2015 ante un cuarto de millón de compatriotas, y fue puesto como ejemplo de modelo para la paz y el perdón en toda la región.

Comentarios

comentarios