Francisco llama al diálogo entre Chile y Bolivia por solicitud de salida al mar

Christhian Colina

Christhian Colina.- “Estoy pensando en el mar. Diálogo. El diálogo es indispensable”, dijo el Papa Francisco al concluir la misa en la Catedral de la Paz. La frase del Sumo Pontífice sorprendió a la propia iglesia católica ya que desde El Vaticano aseguraban que no se pronunciaría por el conflicto entre Chile y Bolivia por una salida al mar. Antes de su llegada al aeropuerto de El Alto, voceros de la Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB) habían dicho que la visita tendría un carácter “netamente pastoral”.

Ante miles de fieles y en presencia del presidente Evo Morales, Francisco emplazó a usar un diálogo “franco y abierto” para “evitar conflictos con los países hermanos”. De acuerdo a lo asegurado por un integrante de la CEB al diario La Tercera, el tema del mar no estaba en el discurso y fue algo que el Pontífice decidió improvisar. Para el Presidente boliviano se trata de todo un triunfo comunicacional, mientras que las palabras provocaron sorpresa en la cancillería chilena.

Durante la homilía, Francisco insistió “en la solución pacífica a los conflictos con países hermanos”, en referencia a la disputa con Chile, agregando que todos los problemas deben tener soluciones equitativas. También explicó que “una nación que busca el bien común no se puede cerrar en sí misma; las redes de relaciones afianzan a las sociedades”. Así, exhortó a que “el desarrollo de la diplomacia con los países del entorno evite los conflictos entre pueblos hermanos y contribuya al diálogo franco y abierto de los problemas”.

Al mismo tiempo, dijo que todos los problemas, por “espinosos” que sean, tienen soluciones “compartidas, razonables, equitativas y duraderas”. Entonces, aseguró que tenía el deseo de que, en todo caso, nunca sean “motivo de agresividad, rencor o enemistad que agravan más la situación y hacen más difícil su resolución”.

Las contundentes frases del máximo jerarca de la iglesia católica, quizás fueron originadas por lo dicho por Evo Morales al recibirlo en el aeropuerto. “Bienvenido a una tierra a la que se le ha mutilado su acceso al mar mediante una invasión”. Señal que confirmaba que el jefe de Estado buscaba que el asunto marítimo estuviera presente durante las 48 horas en que Jorge Mario Bergoglio estaría en suelo boliviano. Además, el mandatario le regaló el “Libro del mar” y un traje con motivos tiawanakotas, junto con la condecoración Cóndor de Los Andes.

Con información de La Tercera

Comentarios

comentarios