article-thumb
   

Francisco motivó a los ciudadanos y a los líderes a acoger a los extranjeros “recién llegados”

El Cooperante | 25 marzo, 2018

Caracas, 25 de marzo.– El papa Francisco rechazó este domingo con que se etiquete a los extranjeros y a la gente de escasos recursos como enemigos, al tiempo que honró a los voluntarios de una organización de laicos católicos que ayuda a los refugiados sirios a llegar a Europa.

Lea también: Acnur abrió nuevo albergue en Boa Vista para brindar protección y alimentos a venezolanos

El pontífice pasó la tarde con la Comunidad de Sant’Egidio, la cual ha mediado acuerdos de paz en África y ha ayudado a los refugiados de guerra a llegar a Italia a salvo, reseñó El Nuevo Herald. “Para muchas personas, en especial los pobres, se han levantado nuevos muros”, señaló Francisco. “La diversidad es una oportunidad para la animosidad y el conflicto. Aún falta construir una globalización de la solidaridad y del espíritu”.





La Comunidad de Sant’Egidio ayudó a orquestar un acuerdo de paz para poner fin al conflicto en Mozambique durante la década de 1990, y ha trabajado para promover la reconciliación nacional en la República Centroafricana, en Guinea, Libia y Níger. La organización caritativa se ha tomado en serio la insistencia del papa de ayudar a los refugiados, para lo cual ha coordinado los vuelos de avión con el fin de organizar “corredores humanitarios” para trasladar a Italia a las personas que huyen de la guerra de Siria. Un palestino sirio que estuvo en el primer vuelo de ese tipo y que ahora tiene 15 años le contó al pontífice sobre el sufrimiento que vivió su familia, primero en Siria y luego en un campo de refugiados en Líbano. Identificado sólo por su primer nombre, Jafar, señaló que “cuando pienso en Siria, una palabra viene a mi mente: paz”. Posteriormente abrazó al Papa.

 

Durante sus cinco años de papado, Francisco ha motivado a los ciudadanos y a los líderes mundiales a acoger a los recién llegados y a prestar atención a los que ya están marginados en sus sociedades. Su postura ha contrastado con las cambiantes tendencias políticas en Europa y en Estados Unidos. “Nuestra época se enfrenta a un gran miedo a medida que enfrenta las vastas dimensiones de la globalización”, explicó el papa. “Y con frecuencia el miedo suele dirigirse hacia la gente que es extranjera, diferente o pobre, como si ellos fueran enemigos”, sentenció.





Comentarios

comentarios