article-thumb
   

Francisco Poleo: ¿Era necesario pelearse por Zapatero?

El Cooperante | 10 noviembre, 2018

Caracas.- Este sábado, el vicepresidente y editor de El Nuevo País y Revista Zeta, Francisco Poleo, publicó un informe sobre el polémico caso de la división parlamentaria venezolana e hizo referencia al expresidente de España, José Luis Rodríguez Zapatero, quien ha intentado crear el rol de mediador entre los representantes democráticos y el régimen de Nicolás Maduro para encontrar una salida a la crisis venezolana. Esto, sin éxitos registrados.

Le puede interesar: Rafael Poleo: La oposición debe encontrar un “jefe” con elecciones primarias

Según reseña Poleo en su informe de la Revista Zeta, “la Fracción  del 16 de julio, integrada por miembros de la coalición liderada por María Corina Machado, Soy Venezuela, insistió en declarar a Zapatero como “persona non grata”, potestad que no tiene la Asamblea Nacional. Entonces, el parlamentario resolvió nombrarlo como “indeseable” a la hora de entablar una negociación con el régimen. La moción tuvo 53 votos a favor, 43 en contra y una abstención” dijo.

Añadió que después de ese acuerdo, se presentó otro y que precisamente no incluía el nombre de Zapatero: “Además de ese acuerdo, se presentó otro, que no incluía expresamente el nombre de Zapatero pero respaldaba las medidas de la Unión Europea presentadas un día antes: se mantienen las sanciones contra la cúpula del régimen venezolano y no se promueve un proceso de diálogo puesto que no están dadas las condiciones para ello”.

Esto quiere decir que, los 112 diputados estaban de acuerdo en todo, incluyendo seguir con la política de sanciones a los cabecillas de la dictadura y no entablar un diálogo en estos momentos. “El único punto discordante era incluir o no a Zapatero, quien por cierto rechaza las sanciones y promueve un diálogo sin condiciones (…) Quienes votaron a favor del acuerdo que finalmente pasó, el de Zapatero, esgrimen que hay que cortar por lo sano con el ex presidente, de una vez, antes de que haya un diálogo planteado. Quienes votaron en contra de la moción argumentan que era innecesario promover un tema que causa fricciones en la oposición, que no es bien visto por la España del gobierno del PSOE, que es extemporáneo y que no tiene relevancia en el objetivo central de todos: cambiar al régimen.


De acuerdo con Francisco Poleo, las maniobras de Zapatero, ciertamente, no pueden catalogarse dentro del rol de “mediador”, puesto que un mediador debe ser neutral, este no es el caso.

Lea más en Revista Zeta.

Comentarios

comentarios