article-thumb
   

Francisco se reúne en privado 22 minutos con el presidente Mauricio Macri en el Vaticano

Christhian Colina

Efe.- El papa Francisco mantuvo este sábado una audiencia privada de 22 minutos con el presidente argentino, Mauricio Macri, que llegó al Vaticano a las 7:30 de la mañana (hora local).

El primer mandatario argentino, que llegó acompañado por una comitiva de una decena de personas, entre ellas su esposa, Juliana Awada, vestida de negro y que se puso sobre la cabeza una mantilla negra para el encuentro papal, se quedó a solas con el pontífice desde las 9:39 de la mañana (hora local) en la Biblioteca papal.

“Buenos días, señor presidente”, dijo el papa a Macri, quien respondió “¿Cómo le va Francisco? Un gusto” antes de que el pontífice le indicara la puerta de la Biblioteca, en donde estuvieron hasta las 10:01 de la mañana. Ese es el lugar en el que el papa suele recibir a sus invitados en las audiencias privadas en el Palacio Apostólico.

Al encuentro privado le siguió una recepción a la delegación presidencial, tras lo cual se procedió al habitual intercambio de regalos. “Este es un lindo poncho de Argentina“, le dijo Macri al pontífice al entregarle esa pieza típica de la vestimenta del país; además, el presidente regaló al papa una reproducción de la Cruz de Matará, símbolo de la evangelización y la más antigua conocida en América.

El papa le ofreció a Macri una medalla de la que dijo que le gusta regalarla a jefes de Estado y añadió: “Es un olivo con dos ramas y en medio algo que no funciona, que está separado, y es el olivo el que lo une. Esto es lo que yo les deseo a todos los jefes de Estado”. La medalla lleva la inscripción “Busca lo que une, supera lo que divide”.

Además, el papa le ofreció al presidente Macri su exhortación apostólica “Evangelii Gaudium” y un ejemplar de su encíclica sobre el medioambiente “Laudato si”. El papa le señaló que ambos documentos tienen la intención de aludir al “cuidado del medioambiente” y a “la doctrina social de la Iglesia”.

Después de la reunión con el papa el presidente argentino mantuvo un encuentro con el secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, como suele ser habitual tras las audiencias papales. Posteriormente, Macri abandonó el Vaticano para dirigirse a la cercana Embajada de Argentina ante la Santa Sede, para mantener un encuentro con la prensa.

La llegada al Vaticano de Macri se había producido en automóvil, en el que llegó hasta el patio de San Dámaso del palacio, donde ondeaba la bandera argentina en honor de los visitantes, por el Prefecto de la Casa Pontificia, el alemán Georg Gaenswein y allí le esperaba un piquete de la Guardia Suiza, formado en una mañana gris y con ligera llovizna en la Ciudad del Vaticano.

Comentarios

comentarios