article-thumb
   

Freddy Bernal espera réplicas del alzamiento mientras el Gobierno apresa a los suyos

Elizabeth Fuentes | 7 mayo, 2019

Caracas.- La sorda cacería de brujas desatada al interior del régimen obtuvo su primer trofeo hoy, cuando se anunció la detención del general de Brigada de la Guardia Nacional, Ramón Agustín Balza Liotta, quien fuera director de Contrainteligencia del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y Agregado Militar en Cuba el año 2016.

Le puede interesar: Las claves del nuevo sistema de compra y venta de divisas a través de la banca

Hombre cercano al general Manuel Cristopher Figuera, considerado uno de los presuntos cabecillas del alzamiento militar del 30 de abril, el general Balza Liotta se le conocía como un militar leal al Gobierno, un hombre duro que aparecía en la lista de torturadores del Sebin, identificado además como seguidor de las directrices del ministro Néstor Reverol.

Su nombre gozó de cierta fama cuando fuentes del mundo militar lo identificaron como el responsable de la fugaz detención y posterior liberación de Juan Guaidó en la autopista Caracas-La Guaira, un hecho aún sin explicación lógica y sobre el cual el Gobierno de Nicolás Maduro trato de demarcarse. Siempre cercano a Cristopher Figuera – en el Dgcim luego como jefe de la Unidad de Coordinación de Operaciones Especiales (Coes), adscrita a la Dirección de Contrainteligencia de la policía política venezolana-, el Gobierno ahora acusa a Balza Liotta de haber participado del alzamiento y haber realizado reuniones políticas tanto con Leopoldo López con el diputado Juan Requesens, detenido en El Helicoide.

Poco después de conocerse la detención de Balza Liotta, Freddy Bernal señaló en VTV que “aquí puede haber otras réplicas de lo ocurrido el 30A…No descartamos que hayan otros traidores”, lo que refuerza la hipótesis de que el derrocamiento de Nicolás Maduro sigue en proceso, tal como lo aseguró ayer el presidente interino Juan Guaidó.

La toma por parte de las FANB de los aeropuertos Metropolitano, Higuerote y el de Caracas, así como la prohibición de que la prensa pueda cubrir la sesión de la Asamblea Nacional hoy, donde se encuentra Juan Guaidó, indican que la inseguridad sigue viva en el Gobierno.

Hoy se discutirá como primer punto en la AN, el proyecto de acuerdo de respaldo a la reincorporación de Venezuela al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) “para la defensa” de la soberanía, la Constitución y la población. El Gobierno de Venezuela se retiró del TIAR en 2012, pero ahora la AN aprobará su restitución debido a que dicho tratado permite que los países integrantes puedan solicitar ayuda militar internacional si se encuentra “frente al ataque en ejercicio del derecho inmanente de legítima defensa individual o colectiva que reconoce el Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas”.

El segundo punto a tratar hoy será el “proyecto de Acuerdo en rechazo al allanamiento de inmunidad de manera inconstitucional contra diputados de la legítima Asamblea Nacional”, debido a la arremetida oficial en contra de los legisladores, todo lo cual permite inferir que el régimen sigue buscando debajo de las piedras a sus enemigos más peligrosos, aunque luego de lo ocurrido, estos parecen estar muy cerca de Miraflores.

Comentarios

comentarios