article-thumb
   

¿Una real masacre? Asesinato de Óscar Pérez, una mancha más para Maduro

El Cooperante | 19 enero, 2018

Caracas, 19 de enero.- El pasado lunes el expiloto del Cicpc, Óscar Pérez, fue asesinado junto a sus compañeros en un operativo en su contra en El Junquito. El policía era requerido por robar armamento de la FAN y atacar las sedes del Tribunal Supremo de Justicia y del Ministerio de Interior y Justicia.

Lea también: ¿Ajusticiamiento? Flores: Cuerpos de Óscar Pérez y compañeros tenían tiros en la cabeza

Durante la acción policial el lunes Óscar Pérez difundió en las redes sociales una serie de vídeos en los que se le veía pidiendo a las fuerzas de seguridad garantías para entregarse y evitar la muerte de los “civiles inocentes” que, según dijo, había en la casa en la que le encontraron.





La Conferencia Episcopal venezolana  denunció “la horrible masacre evidenciada en las ejecuciones extrajudiciales y muertes de civiles en acciones perpetradas por fuerzas militares”. familiares de Pérez y de otras personas abatidas en la operación acudían a la principal morgue de Caracas pidiendo poder dar sepultura a sus muertos.

Según el diputado Winston Flores, los cadáveres en su mayoría tienen heridas de bala en la cabeza.  En las redes sociales divulgaros videos e imágenes del mega operativo armado para la captura de los sublevados. Pérez declaró en Instagram minutos antes de ser ejecutados que los policías a cargo de su detención le dijeron que la orden que habían recibido era asesinarlos.


Lanzacohetes, granadas, y otras armas rusas acabaron con el chalet donde se resguardaba el alzado. Absolutamente todo quedó destruido. La sociedad venezolana, expertos y la comunidad internacional, incluso, exfuncionarios del Gobierno, lo tildaron como una masacre y lo compararon con hechos ocurridos en la llamada IV República, la de El Amparo y Cantaura.

Así quedó el chalet donde se escondía Óscar Pérez.

¿Una masacre?

Masacre  es un término utilizado para referirse a un tipo de asesinato, habitualmente de varias personas, caracterizado por la indefensión de las víctimas.

El concepto de “masacre” ha cobrado relevancia en los denominados genocide studies  que se han extendido a partir de la sanción de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio por las Naciones Unidas, en 1948. Las investigaciones sobre genocidio y violación de derechos humanos se han concentrado en partir del hecho mismo de la masacre, para preguntarse “en qué circunstancias y bajo qué condiciones una masacre o una serie de masacres pueden convertirse en un genocidio”.  En ese análisis, el psicólogo Israel Charny, llega a considerar que toda masacre es un genocidio, incluidos accidentes que están originados en un gran desprecio por la vida humana, como el de Chernóbil .

Le puede interesar: “Repudio nacional”: Protestarán esta 20-E contra la muerte de Óscar Pérez y su grupo

La masacre se relaciona con otras situaciones de contenido similar como el asesinato masivo, el homicidio con alevosía y el genocidio. De hecho, la Fiscal General de la República destituida por la Asamblea Nacional Constituyente, Luisa Ortega Díaz, también habló de genocidio en su pronunciamiento sobre el hecho.

Asimismo, el mayor general (retirado) Miguel Rodríguez Torres también comparó los sucesos de El Junquito con masacres del Amparo y Cantaura​​. “El uso desproporcionado de la fuerza, el uso de armas anti tanques, y no permitir que la negociación terminara para enviar civiles armados a masacrar a los rebeldes o como quieran llamarlos, fue un hecho igual o peor que los vistos en el Amparo, Cararabo o Cantaura”, expresó.

En 2004 luego de un año de procesar información, se detectó la presencia de 150 paramilitares colombianos en el hatillo. La noche de la captura yo personalmente asumí el mando de la operación para evitar los excesos propios de situaciones como esa. Esa madrugada logramos capturar 135 sin un solo disparo. Utilizando todas las normas para negociación y manejo de crisis como esa. Recuerdo que algunos viejos DISIP aupaban a masacrar a los colombianos y de inmediato los botamos de la institución. Creo que allí asumimos que si de verdad pretendíamos ser una revolución tendríamos que actuar distinto. Lo visto ayer fue realmente dantesco“.

¿Qué pasó en Cantaura y El Amparo?

El 29 de Octubre de 1988, catorce  pescadores fueron masacrados por efectivos del Comando Específico “José Antonio Páez” (CEJAP), en el sector conocido como Caño La Colorada, El Amparo, estado Apure. Dos pescadores, Wolmer Gregorio Pinilla y José Augusto Arias, lograron escapar de la emboscada criminal y fue gracias a su testimonios que fue posible refutar la versión oficial que aseguraba que en el marco de la operación militar se había producido un enfrentamiento con un grupo de irregulares colombianos del Ejército de Liberación Nacional. Estos hechos fueron conocidos como la “Masacre de El Amparo”.

El CEJAP estaba integrado por funcionarios de la Policía Técnica Judicial (PTJ), la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (DISIP) y miembros de las Fuerzas Armadas. Las investigaciones de los hechos fueron dirigidas arbitrariamente por tribunales militares, según datos de Provea. 

Lo que se conoce como a Masacre de Cantaura fue el resultado de una operación militar llevada a cabo el 4 de octubre de  1982 por diferentes fuerzas de seguridad del gobierno de Luis Herrera Campis contra un grupo de insurgentes marxistas del Frente Guerrillero “Américo Silva” del partido Bandera Rojas  en el estado Anzoátegui. En esta operación considerada una masacre por los sectores de izquierda venezolana, fue bombardeado un campamento del Frente Guerrillero “Américo Silva” en armas, compuesto por cerca de 41 guerrilleros de los que fallecieron 23 combatientes. Dentro de ese grupo hubo sobrevivientes como Alejandro Velásquez Guerra, que más tarde narraría lo sucedido en el sitio.

Según el artículo 43 de la Constitución de la República, “el derecho a la vida es inviolable. Ninguna ley podrá establecer la pena de muerte, ni autoridad alguna aplicarla. El Estado protegerá la vida de las personas que se encuentren privadas de su libertad, prestando el servicio militar o civil, o sometidas a su autoridad en cualquier otra forma”.

Comentarios

comentarios