article-thumb
   

“Fuente de corrupción”: El plan del Gobierno con remesas que envían venezolanos a familiares

El Cooperante | 8 mayo, 2018

Caracas, 08 de mayo.- La Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban) ordenó este martes que todas las remesas que envían venezolanos en el extranjero sean pagadas a dólar Dicom.

Lea también: Sudeban dice que remesas enviadas a Venezuela deben ser pagadas a tasa Dicom

Las personas no enviaban las remesas por canales regulares, sino que se buscaban a alguien con una cuenta en Banesco, desde afuera le daban 100 dólares, lo cambiaban al dólar ilegal y lo entregaban a la familia”, explicó Antonio Morales, presidente de la Sudeban. Reiteró que solo las casas de cambio autorizadas podrán procesar este tipo de transacciones e indicó que en los próximos días se establecerán nuevos locales legales para poder realizar el canje de moneda.

Sobre este particular, el economista y jefe del equipo de Henri Falcón, Francisco Rodríguez, asegura que la intervención ordenada por el Gobierno a Banesco tiene como finalidad “expropiar las remesas de los venezolanos”. El gobierno lo que está tratando de hacer es obligar a cambiar todos los dólares de las remesas a Bs 70.000, de acuerdo a lo establecido en la subasta número 12 del Dicom, menos del 10% de su valor, para tenerlo de ingreso para su fuente de corrupción”, recalca el dirigente en una entrevista para La Tarde, programa que transmite el canal NTN24.

Venezolanos en el exterior consultados por El Cooperante dijeron que no se prestarían para apoyar dicho mecanismo cuando fue por el desbarajuste económico y la corrupción con dólares preferenciales que generó su partida de la nación. “¿Tú crees que yo le voy a mandar las remesas a mi mamá por el Dicom? ¿Para que ella reciba dinero devaluado y no pueda comer?“, declaró un venezolano consultado que reside desde hace 4 años en República Dominicana. El joven, Diseñador Gráfico, que trabaja como barman en Santo Domingo, explicó que todos los meses de su salario envía 100 dólares a su familia que luego los cambia a bolívares a través de unos conocidos que tienen una agencia virtual.


En la nación petrolera, cuyo PIB está en picada, existen dos tasas de cambio, una oficial casi obsoleta para quienes quieren vender sus dólares y la paralela -para el Gobierno es el “dólar criminal”-, por la cual algunos sectores económicos rigen sus actividad. La última quintuplica la primera. Y es que en plena crisis, las remesas se han convertido en un importante sustento para quienes en Venezuela tiene un familiar en otro país, principalmente para cubrir necesidades básicas que un ingreso mínimo mensual de un millón bolívares, ni siquiera la cesta alimentaria que sobrepasa los 30 millones de bolívares.

Y es que el bolívar se ha devaluado a extremos antes no vistos. La hiperinflación estrangula especialmente a los que adolecen de un ingreso en divisas. Con un día de salario mínimo solo es posible comprar un huevo. Hacer transacciones con monedas extranjeras es un malabarismo en el país porque desde 2003 existe un hermético control cambiario que restringe el acceso a las divisas. Al menos un 59% de los venezolanos tiene un familiar directo en el exterior, según diversas encuestas.

Comentarios

comentarios