article-thumb
   

Gobernadores rojos dejan sus estados para estar metidos día y noche en Miraflores

Christhian Colina

Christhian Colina.- Pese a que la Constitución nacional solo establece la participación permanente de gobernadores en el Consejo  Federal  de Gobierno, con el objetivo de planificar y coordinar políticas públicas de descentralización, se ha podido observar a Aristóbulo Isturiz (Anzoátegui), Francisco Ameliach (Carabobo), Tareck El Aissami (Aragua), Francisco Rangel Gómez (Bolívar) y José Vielma Mora (Táchira), cumpliendo guardias de hasta 24 horas en el Palacio de Miraflores.

La figura del “Puesto de Comando Presidencial” creada por el presidente Nicolás Maduro, tiene como función “atender coyunturas” de todo el país durante las 24 horas del día, y que es asumida por grupos de hasta cinco funcionarios ministeriales y mandatarios regionales o locales, lo que implica que al menos una vez por semana, los gobernadores abandonen sus estados de origen para permanecer en Caracas.

Desde el Palacio de Miraflores, lugar en el funciona la instancia creada por el autoproclamado hijo del fallecido Hugo Chávez, se han anunciado tuitazos, el siniestro del Sukhoi en Apure, declaratorias de Estado de excepción, lectura de comunicados y un sinfín de improperios en contra de dirigentes opositores de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), los expresidentes Álvaro Uribe Vélez, Cesar Gaviria y Andrés Pastrana, y el presidente de Guyana, David Granger.

La instancia habilitada en un salón de Miraflores cuenta con televisores que muestran imágenes en directo de la situación de los puestos fronterizos de Táchira, Apure, Zulia y Amazonas.

 

Comentarios

comentarios