article-thumb
   

Gobierno coquetea con el imperio y evalúa liberar a Leopoldo para congraciarse

Jose G Martinez

José Gregorio Martínez.- Siguiendo el ejemplo que La Habana dio, el Gobierno de Nicolás Maduro se esfuerza por mejorar las relaciones con Estados Unidos y para eso tendría en agenda “congraciarse” con la administración de Barack Obama liberando algunos presos políticos, entre estos Leopoldo López, durante la visita a Caracas de Bob Corker, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado norteamericano, prevista para esta semana, según afirma El Nuevo Herald.

El diario estadounidense afirma que una fuente les aseguró que el Gobierno venezolano se dio por vencido en su discurso antiimperialista porque luego del acercamiento de Cuba con Washington y del fracaso de la campaña contra el decreto de Obama que sanciona a siete funcionarios venezolanos, “se dieron cuenta que ya no tenían nada que ganar manteniendo la pelea con los Estados Unidos, y que por el contrario se estaba volviendo una situación muy peligrosa”.

Indica El Nuevo Herald que el funcionario norteamericano también se reunirá en Venezuela con la exdiputada opositora María Corina Machado. Sobre la eventual liberación de los presos políticos, según la fuente, a Leopoldo López se le otorgaría el beneficio de casa por cárcel, pero se desconoce si el coordinador nacional de Voluntad Popular esté dispuesto a aceptar.

Según el reporte, el chavismo busca acercarse al Gobierno norteamericano por dos razones: Primero, conseguir que el Departamento de Estado no amplíe la lista de sancionados y segundo, desmoralizar a la oposición camino a las parlamentarias, creando el espejismo de que de alguna manera logró respaldo de Estados Unidos.

Aunque para el oficialismo esto resultaría sencillo en Venezuela, en la Unión Americana las cosas no funcionan así. El cumplimiento estricto de la ley complica los planes, ya que cualquier expectativa de que el Departamento de Estado o de que el Congreso logre contener las investigaciones por  narcotráfico o cualquier acto de intromisión con la justicia por parte de un funcionario gubernamental sería un delito federal.

El exsecretario de Estado Adjunto para Asuntos Hemisféricos, Roger Noriega, dijo a El Nuevo Herald que es muy poco lo que el chavismo puede conseguir de Estados Unidos. “Corker seguramente ya ha sido muy bien informado sobre la situación en Venezuela, es un individuo muy independiente que ha tenido acceso a mucha información y va a ser muy difícil para el régimen poder manipularlo”.

Con información de El Nuevo Herald

Comentarios

comentarios