article-thumb
   

Gobierno extiende otra vez la arruga con aumento de la gasolina por fantasma del Caracazo

Jose G Martinez

José Gregorio Martínez.- La gasolina venezolana, que ya pasa de barata a regalada, lleva casi dos décadas con el precio congelado, mientras la devaluación hace estragos. Tener el combustible más barato del mundo genera costos financieros gigantescos, cuya factura prefiere pagar el Gobierno antes que asumir el costo político en un año electoral. Con la agudización de la escasez y la proliferación de saqueos, el fantasma del Caracazo logró que el Gobierno reculara, dejando en el olvido la campaña de sensibilización de la población sobre la necesidad de sincerar el precio.

Desde 1997, cuando el presidente Rafael Caldera fijó en 97 bolívares el precio de la gasolina de 95 octanos y en 70 bolívares la de 91 octanos, el Gobierno ha evadido el tema en reiteradas oportunidades; mientras tanto, el combustible ha perdido su valor al pasar de costar 7,6 dólares llenar un tanque de 40 litros en 1997 a 0,01 dólares en 2015, tomando en cuenta el desmedido aumento de la cotización del dólar, que ha pasado en este periodo de 503 bolívares de los viejos a 199 mil bolívares (199 Bs.F) a tasa oficial del Sistema Marginal de Divisas (Simadi).gasolina

La distorsión es tal que un venezolano puede llenar mil 912 tanques de gasolina de 40 litros con un salario mínimo, que se ubica en 7.421,68 Bs., lo que equivale apenas a 10,80$, con lo que ajustadamente es posible llenar un tanque de gasolina solo en Arabia Saudita, Kuwait y Qatar, segundo, tercero y cuarto país con la gasolina más barata del plantea, donde llenar el tanque cuesta 6,4$, 8,8$ y 9,2$, respectivamente, de acuerdo con cifras del Banco Mundial.

El 21 de enero, durante la presentación de la memoria y cuenta ante la Asamblea Nacional, el presidente Nicolás Maduro convocó a todos los sectores del país a debatir un esquema de “precios justos y equilibrados” ya que –según reconoció el mandatario- los ingresos que genera no cubren ni el mínimo de su proceso de producción.  El jefe de Estado encargó en ese momento al ministro de Transporte, Haiman El Troudi, para dirigir  una comisión presidencial que se encargara de reunirse con el sector del transporte público y de carga para “hacer lo que haya que hacer”, pero ahora El Troudi asumió su papel como candidato a diputado y la AN se fue de receso legislativo sin haber dado el respectivo debate.

De acuerdo con cifras publicadas por la Agencia Venezolana de Noticias (AVN), el subsidio al combustible genera una pérdida anual a la Nación de 12 mil 592 millones de dólares. El diferencial entre el precio de venta (0,070 Bs. y 0,097 Bs.) y la estructura de costos, que se estima entre 2,4 Bs. y 2,7 Bs. deja al país un saldo negativo diario de entre 38 y 86 millones de bolívares.

La ola de protestas y saqueos que terminaron en el estallido social conocido como “El Caracazo” entre el 27 y 28 de febrero de 1989, tuvieron como detonante el aumento de 100% en el precio de la gasolina propuesto por el presidente Carlos Andrés Pérez. Desde entonces, el fantasma del Caracazo persigue a todos los que han ocupado la silla de Miraflores y, aunque la indetenible inflación y las persistentes devaluaciones han empujado los precios de la canasta alimentaria, los alquileres, el transporte público, los servicios, etc, desde el ajuste realizado por Rafael Caldera en 1997, el aumento de la gasolina ha sido el mayor tabú de la política venezolana.  

Comentarios

comentarios