Connect with us

El Pimentón

Gobierno hace "malabares" en EEUU para evitar pagar USD 1,4 millardos a la minera Crystallex

Foto del avatar

Publicado

/

Caracas, 05 de noviembre.- Tras una ruda batalla legal, la empresa canadiense Crystallex, expropiada en 2011 bajo la orden de Hugo Chávez, no ha podido cobrar el dinero que le debe el Estado venezolano por la pérdida que le ocasionó entonces, cuando mantenía contratos en las minas Las Cristales, que no fueron cancelados.

Lea también: En familia: Un hermano de Rafael Ramírez implicado en lavado de dinero en EEUU

De acuerdo con Maibort Petit, la suma, que asciende a 1.4 millardos de dólares, se encuentra en una cuenta bancaria en Nueva York, bajo el titular de la República de Venezuela, por lo que Crystallex, quien logró un fallo a favor en el proceso, solicitó al Banco de Nueva York Mellon, que le sea transferido el dinero a su poder.

Sin embargo, la entidad bancaria se niega, alegando que el Estado venezolano a través del Ministerio de Defensa, "presentó una moción instantánea para intervenir en este procedimiento y desestimar la petición, a la vez que solicitó transferir el caso a otra jurisdicción".

La moción, indica que la República de Venezuela y el Ministerio de Finanzas son entidades separadas, y pide trasladar el caso a Mississippi. "Dicha solicitud se basa en el hecho de que otro potencial acreedor de la República de Venezuela, Huntington Ingalls Industries, ha hecho valer sus propios reclamos sobre la misma cuenta en relación con una acción que mantiene contra el gobierno venezolano en ese tribunal", reza parte de la investigación de Petit.

No obstante, Ingalls estaría de acuerdo en retirar su caso para que el dinero le sea adjudicado, como lo aprobó una juez neoyorquina, a Crystallex. "El Tribunal de Mississippi ordenó que el Banco de Nueva York tiene permitido transferir los fondos de la cuenta fiduciaria de la República de Venezuela para cualquier finalidad distinta a la de pagar a Ingalls, de conformidad con el Acuerdo de cuenta, que los pagos pueden hacerse sin orden adicional de este Tribunal", sin embargo, el Gobierno venezolano sigue moviendo sus fichas para no cancelar la millonaria deuda que mantiene con la canadiense.

Advertisement




Tendencias