article-thumb
   

Gobierno “masifica” ingreso a universidades con presupuestos disminuidos

Christhian Colina

Christhian Colina.-  “Pareciera que con el número de estudiantes que se fijó a cada universidad se nos quisiera aplastar, es una cantidad de estudiantes imposible de aceptar porque no hay presupuesto. Quisiéramos ampliar el número de cupos y no tenemos con qué”, aseguró Nicolás Bianco, vicerrector académico de la Universidad Central de Venezuela (UCV), luego de participar en una reunión de la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios (Averu).

La decisión unilateral de la Oficina de Planificación del Sector Universitario (OPSU), de asignar 181.333 cupos a estudiantes de bachillerato, no sentó bien entre los rectores de las casas de estudio, pues aseguran que no cumple que con criterios de proyección poblacional y financiera. “La universidad nunca querrá excluir a nadie, lo que buscamos es garantizar que una vez que se hace el ingreso exista la prosecución y el egreso, nada hacemos con ingresar una masa numérica muy grande si no consideramos eso”, aseguró Raúl López Sayago, rector de la Universidad Pedagógico Experimental Libertador (UPEL).

Sobre este tema, Luis Fuenmayor, director de la OPSU entre los años 1999 y 2004, afirmó que “masificar es distinto a democratizar. Cuando se democratiza amplías el ingreso, pero con calidad. La masificación y el método de selección actual contradice lo que se hizo en los primeros seis años del Gobierno de Chávez, porque hasta 2004 se democratizó con excelencia”. A su juicio, el problema radica en el hecho de no valorar la meritocracia y aplicar un modelo multivariable.

Rectores se enfrentan a la OPSU

La OPSU asignó el 67,5% de las 9.589 vacantes que estaban disponibles en la UCV, por lo que 48.731 bachilleres que se inscribieron en las pruebas internas que realiza en esta casa de estudios deben concursar sólo por 3.116 plazas. La medida fue catalogada por la Averu como una “imposición gubernamental”, que será desconocida y seguirán asignado cupos en base a lo aprobado por el Consejo Nacional de Universidades en 2008, que establecía la distribución del 30% de los cupos por la OPSU y 70% a través de pruebas internas.

Por su parte Mario Bonucci, rector de la Universidad de Los Andes (ULA), señaló que “tenemos un presupuesto cada vez más disminuido, con perversiones, donde el 90 % se destina a gastos de personal y de funcionamiento. Es notable, la obsolescencia en nuestros equipos y en nuestra infraestructura”, por lo que las casas de estudio se declararon en alerta al no tener capacidad de recibir los asignados por el Gobierno y los que esperan aceptar a través de las pruebas internas.

Comentarios

comentarios