article-thumb
   

Gobierno mete la naríz en otros países pero reclama soberanía

Jose G Martinez

Christhian Colina.- El presidente Nicolás Maduro, haciendo uso exacerbado del nacionalismo, ha acusado en numerosas ocasiones a autoridades extranjeras de “inmiscuirse en los asuntos internos de Venezuela” por denunciar presunta violación a los derechos humanos y por pedir la liberación de los presos políticos. Los mandatarios de Estados Unidos y España han sido el blanco de las más recientes “batallas” diplomáticas, olvidando que el chavismo ha participado activamente en la vida política de otros países. Mientras el Gobierno levanta la bandera de la soberanía sigue haciendo gala de sus contradicciones.

Tal es el caso de la reciente visita del vicepresidente Jorge Arreaza a Uruguay, donde junto a su esposa e hija del fallecido Hugo Chávez, Rosa Virginia Chávez, participó en un evento de la Unión Internacional de Sindicatos de Trabajadores de la Construcción, Madera y Materiales de la Construcción. En lo que sería una visita de Estado con motivo a los actos fúnebres del escritor Eduardo Galeano, Arreaza aprovechó la oportunidad para “arengar a los sindicatos”, según afirma el diario uruguayo, El País.

Maduro revoltoso en Paraguay

Paraguay no escapó de la activa participación de políticos venezolanos en sus asuntos internos, ya que minutos antes de ser destituido Fernando Lugo por parte del Congreso de su país, la ministra de Defensa María Liz García de Arnold, denunció que el entonces canciller venezolano, Nicolás Maduro, “arengó a comandantes militares para salir a defender a Lugo”, desconociendo así la institucionalidad.

Defendiendo a Zelaya

Luego del golpe de Estado que protagonizaron las Fuerzas Armadas de Honduras para derrocar al presidente Manuel Zelaya y posteriormente expusarlo, el entonces canciller Venezolano, acompañó al depuesto presidente a reingresar a territorio hondureño, lo que congresistas hondureños catalogaron como “injerencia chavista”

 Proselitismo en Panamá

Durante la VII Cumbre de las Américas, Nicolás Maduro participó en un evento organizado por la Embajada de Venezuela en la comunidad de El Chorrillo de la Ciudad de Panamá, donde exigió a Estados Unidos “pedir perdón” por la invasión ocurrida en 1989. El pasado 8 de marzo de 2014, Maduro anunció la ruptura de las relaciones políticas con Panamá, luego que Arturo Vallarino, embajador del país centroamericano ante la Organización de Estados Americanos (OEA), autorizado por el presidente Ricardo Martinelli, solicitara discutir en el pleno los hechos violentos que sacudieron Caracas el 12 de febrero de ese año.

Comentarios

comentarios