article-thumb
   

Gobierno reclama 335 millones de dólares luego de quiebra de banco portugués

Christhian Colina

Christhian Colina.- El gobierno nacional comunicó al Gobierno de Portugal su intención de recuperar parte de su inversión en deuda ante el Grupo Espírito Santo, valorada en aproximadamente 335 millones de dólares y se plantea llevar el caso ante la justicia. El ente financiero quebró en 2014 y varias de sus sociedades se encuentran en concurso de acreedores, en lo que se considera el mayor escándalo financiero de Portugal en su historia reciente.

De acuerdo a la nota publicada por el periódico portugués “Diario Económico”, las autoridades venezolanas aseguraron contar “con una garantía firmada por el ex presidente Ricardo Salgado”, en la que se precisaba que esa deuda la cubriría la entidad financiera en caso de incumplimiento. Un supervisor  bancario portugués apuntó que “hay indicios de delito en la firma de estas cartas, ya que se realizaron a título personal por Salgado y otro de los gestores del BES, sin ser aprobadas por la comisión ejecutiva del banco.”

Además, las cartas protegían a los fondos venezolanos de una inversión realizada en el Grupo Espírito Santo y no en el Banco, lo que supondría una prueba más del contagio entre la parte financiera y la no financiera del conglomerado empresarial. Especialistas lusos advirtieron de que la existencia de esta garantía podría también motivar denuncias por parte de otras compañías que también compraron títulos del Grupo y que no obtuvieron ninguna “carta de patrocinio”, lo que supondría un agravio comparativo.

Fondo de inversión internacional de PDVSA se habría perdido por quiebra de Espírito Santo

El Banco de Desarrollo Económico y Social (Bandes) y el Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden), compraron en 2014 títulos de deuda por el valor de unos 800 millones de euros emitidos por el Espírito Santo International, sociedad matriz dentro de la estructura del Grupo.

Salgado subrayó “en una declaración ante el Parlamento luso la importancia de Venezuela en el negocio del Banco Espito Santo, especialmente después de ganar un concurso para gestionar el Fondo de Inversión Internacional de la empresa pública Petróleos de Venezuela (PDVSA).”El banquero portugués reveló que en esta operación, el fondo de PDVSA se comprometía a invertir en deuda del Grupo Espírito Santo, lo que podía en su opinión ser clave para superar sus dificultades financieras y sobrevivir justo cuando ya se encontraba en grave riesgo de derrumbe.

Con información del Diario Económico

Comentarios

comentarios