Connect with us

La Lupa

Los pasos que propone Grisanti para sacar a Pdvsa del default

"No basta con un acuerdo político que cuente solo con el apoyo de los venezolanos, debe tener la bendición de los americanos, de los rusos y de los chinos para poder destrabar cualquier proceso de este tipo ante los organismos multilaterales. No se trata de que alguna persona, sea Guaidó u otro, se pongan de acuerdo con Maduro, hagan un documento y vayan al BID, por ejemplo, sino que hace falta algo mucho más profundo: el camino de la redemocratización, la reinstitucionalización", dice el economista

Foto del avatar

Publicado

/

Caracas / Foto Portada: Cortesía.- Para el economista Alejandro Grisanti existen cuatro pasos que se deben seguir para salir el default en que se encuentra Petróleos de Venezuela (Pdvsa). A su juicio, antes de cumplir con cada uno de ellos, debe existir un acuerdo político entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición que lidera Juan Guaidó. En este sentido, dejó claro que no se trata de firmar un documento, sino de "algo más profundo": un acuerdo que sea avalado por Estados Unidos (EE. UU.), Rusia y Chinas, principales aliados de ambos sectores. Sin embargo, calificó de triste que el default de la principal empresa petrolera se haya politizado.

Lea también: Francisco Rodríguez: Tenedores de bonos usan errores de Guaidó para defenderse en Delaware

Grisanti es ingeniero en Computación, egresado de la Universidad Simón Bolívar; economista de la Universidad Católica Andrés Bello.  Además, tiene un PhD en Economía de la Universidad de Pennsylvania. Se ha desempeñado como jefe de investigación y estrategia para América Latina de la compañía Barclays Capital Inc, y jefe de Estrategia en Knossos Asset Management. En el año 2000, fue economista jefe del Banco de Venezuela (BDV) que, para esa fecha, pertenecía al Grupo Santander; y en 2005, fundó la consultora Ecoanalítica.

Este jueves Grisanti participó como ponente en el foro virtual "Default de Pdvsa: posibles estrategias y soluciones" conducido por la UCAB y el Konrad Adenauer Stiftung, y moderado por el economista Luis Oliveros.

Grisanti destacó que el primer paso para salir del default en que se encuentra Pdvsa, es necesario que en el país se logre un acuerdo político entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición.

"Para poder reestructurar la deuda y llevar a cabo un programa económico que tenga las características que Venezuela necesita -pago de financiamiento con apoyo de multilaterales como el Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional y el Bando Interarmericano de Desarrollo- hay que arrancar por un acuerdo político", expresó vía Zoom a otros economistas y representantes de la prensa.

Advertisement

Aclaró que no se trata de que vayan Maduro o Guaidó, o algunos de sus delegados, mucho menos otros factores políticos a "intentar" ir a un proceso de reestructuración o programa económico ante estos entes multilaterales.

"No basta con un acuerdo político que cuente solo con el apoyo de los venezolanos, debe tener la bendición de los americanos, de los rusos y de los chinos para poder destrabar cualquier proceso de este tipo ante los organismos multilaterales", recalcó. "No se trata de que alguna persona sea Guaidó u otro, se pongan de acuerdo con Maduro, hagan un documento y vayan al BID, por ejemplo, sino que hace falta algo mucho más profundo: el camino de la redemocratización, la reinstitucionalización".

A su juicio, la negociación en México en la que participaron delegados de la Plataforma Unitaria y delegados de Maduro "es lo más cercano a lo que necesita el país". Por tanto, criticó que esta haya sido paralizada tras la extradición a EE. UU. del presunto testaferro de Maduro, el colombiano Álex Saab.

"No es posible que por una persona, eso esté parado; y mis mejores deseos es que ese proceso se rescate más temprano que tarde, porque este tiene presencia de la comunidad internacional, y en él se reconoce que la ayuda internacional y la presencia internacional son importantes. No sé si cuando se retome, habrá modificaciones de factores, pero para arrancar cualquier programa económico, esto es fundamental", reiteró.

¿Y si se logra el acuerdo político?

Grisanti enumeró los 4 pasos o fases necesarias para la reestructuración de Pdvsa:

Advertisement

1. Reclamaciones: el especialista precisó que para que el proceso sea lo más integral posible, se deben delimitar las reclamaciones que existen sobre el sector público, incluidos deudas, bonos y pagares de la República, facturas impagas a contratistas; daños causados, etc.

En este punto, acotó que no puede apreciarse solamente como un programa de reestructuración de la industria petrolera, sino que debe ser un programa integral que incluya reclamaciones que sufre la República; y debe ser lo más inclusivo "para poder dar solución a la mayor cantidad de pasivos", recalcó.

2. Reconciliación y auditoría: tras ese paragua de reclamaciones, deberá llevarse a cabo un proceso de reconciliación, de auditoría de todas esas cuentas y reclamaciones que se le presentarán a la República. Grisanti aclaró que solo se pagarán aquellas reclamaciones que hayan pasado por esta auditoría.

"Hay procesos sencillos como es el caso de mercados de tenedores de bonos porque hay muchos datos de cómo se realizaron esas transacciones, pero hay muchas facturas de proveedores que necesitan una investigación mucho más profunda. Esto servirá para ver si el servicio que se dio a Pdvsa realmente costó lo que se está cobrando. Además, hay que ver cómo nivelar todas esas reclamaciones, estar seguros de que no haya corrupción, sino que realmente se prestó ese servicio. De lo contrario, si no se dio o se detecta que hubo sobreprecio o alguna otra irregularidad, habrá que hacer descuentos importantes", comentó.

3. Trato igualitario de acreedores: como tercer paso, planteó que es esencial que se le dé un trato igualitario a los acreedores, excepto a aquellos que tienen un activo en garantía de la deuda como es el caso de Citgo.

Advertisement

"Una de las experiencias que el mundo nos ha dado es que no se puede tratar mejor a algunos acreedores o ser más apremiante con unos que con otros. Pero con una excepción: los acreedores que tienen un activo en garantía, porque estos con un contrato internacional sumamente fuerte -Pdvsa 2020- no se le puede dar un trato igualitario, sino un trato diferente". 

4. Capacidad de pago: el último punto según Grisanti consistirá en determinar la capacidad de pago que puede tener la República.

"Al elaborar el programa económico, las proyecciones de recuperación de la industria petrolera y poder establecer los términos financieros de canje, es necesario que conjuntamente con el FMI -verlo como un árbitro o garante- se procure la eliminación de las asimetrías de asignación entre deudores y acreedores. Se deberá buscar la mediación de este multilateral para determinar la capacidad de pago de la República y diseñar nuevos instrumentos financieros que Pdvsa debería emitir en el mediano y largo plazo, para salir de la reestructuración de deudas".

A principios de enero de 2021, la banca de inversión Credit Suisse emitió un informe sobre la economía venezolana en el que indicaba que este año se podría esperar un "crecimiento", tras siete períodos de contracción. Además, advirtió sobre los incumplimientos o default en el pago de obligaciones por parte del gobierno en sus obligaciones de deuda soberana como de Pdvsa y de otras empresas del Estado como Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) por los financiamientos contratados con la extinta Electricidad de Caracas (Elecar).

“Estimamos que el total de incumplimiento de deuda por parte del Estado venezolano, Pdvsa y Elecar alcanzaron aproximadamente 30.500 millones de dólares al final de 2020, que incluye intereses y pagos de capital”, señala el reporte del Credit Suisse. “Si al recuente de pasivos se suman reclamos por arbitraje internacional como los laudos del Ciadi y atrasos en pagos con corporaciones, es evidente que cualquier acuerdo futuro de resolución de deuda  está destinado a un recorte en los pagos”.

Advertisement




Tendencias