article-thumb
   

Guaidó sigue apostando a que la Fuerza Armada se ponga de lado de la Constitución

El Cooperante | 30 junio, 2019

Caracas.- Ya han transcurrido cinco meses desde su jura como presidente encargado frente a una multitud al este de Caracas. Los fallidos intentos del 23 de febrero y 30 de abril han frustrado -aunque no del todo- a un sector de la militancia opositora. Pero Juan Guaidó sigue siendo el líder mejor valorado, según encuestas. Sigue convocando multitudes y despertando afectos en el interior del país. Y a pesar del fracaso del 30 de abril, Guaidó sigue apostando a que la Fuerza Armada cese su respaldo a Nicolás Maduro.

Le puede interesar: ¿Qué representa la incorporación de Venezuela a la OEA con el equipo de Guaidó?

El conflicto entre Guaidó y Maduro luce estancado para la oposición venezolana. Esto lo reconocía el propio Craig Faller, jefe del Comando Sur en una entrevista concedida a EFE. Luego más de cinco meses de la jura de Guaidó como presidente encargado ante una multitud congregada al este de Caracas el pasado 23 de enero, los fracasos del intento de ingreso de la ayuda humanitaria el 23 de febrero, la fallida rebelión del 30 de abril, y presuntos casos de corrupción de delegados de la Administración interina en el exterior, la oposición perdió terreno y quemó el empuje de calle inicial que tuvo en los primeros días del año.

Maduro, por su parte, logró enfrentar con aparente éxito la rebelión del 30 de abril, aunque desde el punto de vista diplomático continúa en franca minusvalía toda vez que Guaidó ha sido reconocido por más de 50 países, máxime Estados Unidos. La Administración Trump se ha encargado de respaldar al presidente encargado desde el mismo instante de su jura, y ha emprendido una campaña a nivel internacional para procurar apoyos en pro del desconocimiento del régimen de Caracas.

Pero los esfuerzos han sido inútiles hasta el momento. Las sanciones, el plato fuerte de la artillería de Trump, no han conseguido socavar de manera definitiva las bases del régimen de Maduro y el apoyo de la Fuerza Armada, infiltrada por agentes cubanos. Maduro también cuenta con el respaldo político de Vladimir Putin, presidente de Rusia, un peso importante en geopolítica.

Sin embargo, Guaidó sigue apostando a que la FANB cese su respaldo al régimen poniéndose de lado de la Constitución. En una entrevista concedida a La Razón este domingo, Guaidó aseguró que “Lo que esperamos es que las Fuerzas Armadas en pleno, que han funcionado como corporación generalmente, se pongan del lado de la Constitución. Es evidente que hay un descontento profundo en la FAN. ¿Cree la dictadura que se puede sostener con el descontento de la FAN? ¿Cree el Alto Mando que puede mantener una FAN sin apresto operacional, sin un salario digno, sin el respeto al ejercicio de la soberanía?”.

Paralelamente, una delegación de Guaidó sostiene conversaciones con el régimen de Maduro en Oslo, patrocinados por el Gobierno de Noruega. Esto ha sido respaldado por Elliot Abrams, quien recientemente apareció con aquella delegación en una foto difundida en Twitter, en un claro síntoma de giro del discurso de la Administración Trump en cuanto a Maduro.

El reto planteado por Guaidó sigue luciendo cuesta arriba. La Fuerza Armada venezolana ha sido desprofesionalizada y politizada sistemáticamente desde los tiempos de Hugo Chávez en el poder, y sus líderes naturales en lo cuadros altos y medios han sido purgados o reemplazados por militares claramente identificados con el régimen.

-“No hay un liderazgo que agrupe el descontento de los oficiales”-, ha dicho a la sala de redacción de El Cooperante uno de los militares comprometidos con el emblemático golpe del 11 de abril de 2002, que logró desplazar a Hugo Chávez del poder.

 

 

 

 

Comentarios

comentarios